Santa Caterina del Sasso

Uno de los principales atractivos con que cuenta el Lago Maggiore es la Ermita de Santa Caterina del Sasso. Tanto el lugar donde se encuentra la ermita como el viaje en barco hace de esta ruta una de las preferidas de los más pequeños. Pero ten en cuenta que, si vas con niños muy pequeños, para subir desde el barco te encontrarás con unas escaleras de unos 80 escalones. Y si vas en coche, la bajada por las escaleras supera los 250 escalones, si bien han instalado un ascensor que permite salvar el desnivel.

Si te decides a ir en barco, una vez hayas aparcado en Stresa (1), desde el mismo embarcadero (2) que te lleva a las Islas Borromeas puedes subir al barco que te lleva a la ermita de Santa Caterina del Sasso. A la ermita también se puede llegar en coche y, desde el aparcamiento (3), bajar a la ermita. Pero, con esa opción te pierdes las magníficas vistas que desde el barco se tienen de la propia ermita.

Y es que la ermita (4), más que construida, está incrustada en el acantilado que cae sobre el Lago Maggiore. La capilla inicial data del s. XII y está dedicada a Santa Caterina de Egipto, cuya imagen aún puede verse en la Iglesia. Posteriormente se le unieron la Iglesia de San Nicolás y la Iglesia de Santa María Nova. En el monasterio te cuentan el milagro que tuvo lugar cuando la iglesia se salvó de un derrumbamiento de rocas, que quedaron atrapadas en el tejado de la iglesia y que posteriormente acabaron cayendo sin causar ningún daño.

Durante el paseo porticado hacia la iglesia, podrás ver restos de la antigua vida monástica en el edificio, si bien en la actualidad, más que un lugar de peregrinación, se ha convertido en un destino turístico.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑