Mottarone y Sasso del Ferro

Dos de los picos más elevados que se encuentran en los alrededores del Lago Maggiore son el Mottarone (1491 metros) y Sasso del Ferro (1062 metros). Ambos cuentan con un funicular para llegar a la cima y los funiculares siempre suelen gustar a los más pequeños por lo que, si en tu visita en familia al Lago Maggiore, incluyes uno de estos dos destinos, seguro que acertarás.

El Mottarone tiene la ventaja de que se alberga en su cima el Alpyland, mientras que Sasso del Ferro permite tener unas vistas panorámicas del Lago Varese, además del Lago Maggiore.

Comenzando por el Mottarone, te deberás dirigir al funicular (3) que se encuentra a unos diez minutos en coche desde el embarcadero del que sale el ferry hacia las Islas Borromeas. El aparcamiento que hay al lado del funicular es muy pequeño por lo que, si has aparcado bien en el embarcadero, puedes valorar el ir andando hacia el funicular, que te puede llevar unos veinte minutos.

El funicular te sube hasta el Mottarone y, una vez llegues a la cima, puedes acercarte a Alpyland (4), un parque de diversión en donde, a la vez que disfrutas de unas magnificas vistas del Lago (y con buen tiempo de los Alpes), podrás bajar por un rodelban de unos 1200 metros de longitud, en el que se puede montar toda la familia a partir de los 4 años. Los rodelban son una especie de montaña rusa, donde uno mismo regula la velocidad de bajada. Si no te haces a la idea de lo que es, puedes ver algún video en la página web. Si te gusta este tipo de instalaciones, puedes encontrar otra en la Selva Negra. No olvides abrigarte.

Otro de los picos a los que podrás subir es Sasso del Ferro. El único modo de subir a este pico es el funicular que se encuentra en Laveno. Desde Stresa puedes ir a Laveno en ferry, parando primero en Intra o en coche. En ambos casos, la duración del viaje puede ser de una hora y media.

Una vez llegues a Laveno, dirigete al aparcamiento que hay en la entrada del funicular (5). A la hora de planificar tu visita, ten en cuenta que el lugar tiene pocos espacios para estacionar. Las cabinas del funicular solo admiten dos personas como máximo. Una vez arriba, podrás disfrutar de muy buenas vistas de los Alpes, el Lago Maggiore y el Lago Varese. Hay un restaurante y un bar para tomar algo. Y si prefieres alojarte, hay también un hotel.

Después de bajar del Sasso de Ferro, puedes acercarte, en Laveno, a la Iglesia de San Ambroggio (6), la iglesia “nueva”, construida en la década de los treinta o, un poco más abajo, la Iglesia de San Filippo y San Giacomo, construida en los s. XVII y XVIII. Puedes terminar tu jornada, tomando algo en cualquiera de las terrazas de Viale De Angeli (8) justo en el borde del Lago.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑