Islas Borromeas

Se trata de un grupo de tres islas que atraen multitud de visitantes. Dos de ellas, la Isla Madre y la Isla Bella, siguen siendo propiedad de la familia Borromeo, que construyó en ellas, entre los s. XVI y s. XVII, palacios y jardines que siguen conservando el esplendor de épocas pasadas.

La ruta comienza en el aparcamiento (1) que se encuentra al lado del embarcadero (2) de Stresa y que te llevará a las Islas Borromeas. A la hora de planificar tu visita, considera que la ultima hora para entrar en los palacios y jardines ronda las 17:30. Si decides organizar el viaje a tu aire y no contratar una visita guiada, existe una app que te puedes descargar con información sobre los diferentes puntos de interés, si bien la información solo aparece en italiano y en inglés. Si vas con niños muy pequeños, ten en cuenta que te podrás encontrar con algún que otro obstáculo para acceder a algunos lugares.

La primera de las islas que puedes visitar es la más lejana para irte acercando poco a poco a Stresa, de forma que la primera parada sea la Isola Madre, la mayor de las tres. En cuanto el ferry atraque, si no has comprado las entradas con antelación, dirígete inmediatamente a la taquilla (3) para comprarlas y evitar las colas. No obstante, puedes comprar las entradas o reservar una visita guiada por internet.

Una vez, hayas entrado en la isla, la visita empieza dando un paseo por los jardines de estilo inglés (4), llenos de plantas exóticas y aves, desde los que podrás admirar las vistas del lago. Existe un palacio (5), del s. XVI, que está abierto al público desde finales de los años 70. El palacio expone una colección de muebles, porcelanas y pinturas de los diferentes palacios de la familia Borromeo que te permiten hacerte una idea de cómo era la vida allí en los s. XVI y XVII. Yendo con niños no debes perderte la exposición de los teatros de marionetas. Existe también una pequeña capilla de la familia (6), que data de 1858.

El siguiente punto de la ruta es la Isola Superiore (o Isola Pescatori), la única isla que no pertenece a la familia Borromeo y que debe su nombre a la actividad a que se dedicaban sus habitantes. Una vez llegues al embarcadero (7), aquí no verás museos ni palacios sino una pequeña isla de no más de 300 metros de largo por 100 de ancho. En sus estrechas calles encontrarás restaurantes, pequeñas tiendas de recuerdos y un pequeño parque en uno de sus extremos. Merece la pena que le dediques un rato a pasear por la isla o a tomar algo en alguno de los bares y restaurantes que pueblan el lugar. En un día soleado, la experiencia merece la pena.

El punto final de la ruta lo marca la Isola Bella, la más monumental de todas. En este caso, la visita comienza por el palacio y termina en los jardines. Una vez llegues al embarcadero (8), te tendrás que dirigir al palacio, dejando el lago a tu izquierda hasta que te toque subir unas escaleras y atravesar unas estrechas callejuelas en dirección al interior, que te llevaran a la entrada del palacio (9)

El palacio, de estilo barroco, data del s. XVII y constituye una colección de artes decorativas inigualable, así como de pinturas y esculturas de la época. Sin embargo, lo que más llamará la atención a los más pequeños serán las salas construidas a base de rocas y conchas. Del jardín (10), también de estilo barroco, destacan sus características terrazas y parterres, llenos de flores exóticas, así como Teatro Massimo (11), que corona la parte más alta del jardín. Aunque a algunos les pueda parecer algo histriónico y exagerado, merece la pena visitarlo en cualquier caso.

Una vez finalizada la visita puedes volver a Stresa. Desde el mismo embarcadero al que llegas, si tienes tiempo y el horario te encaja, puedes dirigirte a Santa Caterina del Sasso o bien acercarte en coche hasta el funicular para subir al Mottarone (1491 metros). Si no, siempre puedes acercarte al Lido que se encuentra al lado del embarcadero (12) y aprovechar para darte un baño o para que los más pequeños se suban a los columpios que hay al lado de la playa.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑