Lago di Como

Uno de los lagos más conocidos del Norte de Italia, en la región de Lombardía, es el Lago di Como. Sus orillas están adornadas por suntuosas mansiones y hoteles y sus aguas navegadas por embarcaciones de lujo.

De origen glaciar, se encuentra a una altura de 198 metros y tiene una superficie de 146 km². De norte a sur, la longitud máxima del lago es de 46 km, dividiéndose en Bellagio en dos ramas, una que llega hasta Como y otra que llega hasta Lecco.

En un día soleado, atravesar las aguas del lago para conocer algunos de los pueblos más bellos de la zona y visitar alguna de las villas puede suponer un espléndido plan para tu viaje en familia. La ruta que te proponemos te llevará un día pero, si quieres paladear bien los sabores de este fantástico paraje, te recomendamos que te lo tomes con calma y le dediques un par de días.

El recorrido comienza en Menaggio, una preciosa ciudad que se encuentra en el centro del Lago, gracias a lo cual está muy bien conectada con el resto de ciudades. Como curiosidad, simplemente señalar que el 26 de abril de 1945, Musolini, en su intento de fuga, durmió en la sede del Brigate Nere que estaba en el edificio de la escuela de primaria. Al día siguiente fue detenido en Dongo, otra ciudad que se encuentra en la ribera del lago, 16 kilómetros más al norte.

Desde Menaggio podrás coger el barco prácticamente a todas las ciudades ribereñas del lago. Todos los horarios, recorridos y tipos de ferry los tienes en su página web, así como en la app que te podrás descargar en tu teléfono. Te proponemos que después de aparcar en Menaggio (1), vayas al embarcadero (2) y te subas al ferry hacia Bellagio.

Según te vayas aproximando, irás percibiendo la elegancia de la ciudad, llena de tonos pastel y normalmente abarrotada de gente. Una vez haya atracado el barco, te podrás dirigir a la Plaza Giuseppe Mazzini (3), donde se encuentra la oficina de turismo. Desde allí, puedes dar una vuelta por las intrincadas callejuelas de la ciudad. No te puedes perder la Iglesia de San Giaccomo (4). En realidad, se trata de tres iglesias: una, construida en los s. XII y XIII; otra, que data de 1600 y la última, de principios de 1900 que trató de volver al estilo y la forma de la primera. De esta fecha datan los mosaicos del interior y la fuente de granito de la plaza adyacente. Desde la plaza, puedes ir dando un paseo por la Vía Giuseppe Garibaldi (5) hasta llegar al ayuntamiento y la Iglesia de San Giorgio (6). El edificio de ayuntamiento se ubica en un antiguo hospital. La Iglesia, pequeña pero con mucho encanto, data del s. XII. Retrocede de nuevo para bajar por las escaleras de Salita Serbelloni (7) hasta volver al embarcadero (8).

Si tienes más tiempo, puedes dirigirte al mirador de La Punta (9) para ver el lugar donde el Lago di Como se divide en las dos ramas a que antes hacíamos referencia. En tu paseo hacia el mirador, dejarás a tu izquierda el Gran Hotel Villa Serbelloni (10), con unas vistas magníficas del lago. Si tienes tiempo, al sur de la ciudad, podrás acercarte también a los jardines, de estilo inglés, de la Villa Melzi (11), un complejo arquitectónico realizado entre 1808 y 1810.

A la hora de coger el ferry de vuelta a Menaggio, mira si la ruta hace parada en Varenna para poder observar las vistas de la orilla del lago y de la ciudad sin bajarte del barco, especialmente bonita al atardecer con todas las luces encendidas.

Una vez hayas vuelto a Menaggio, te puedes encaminar a la plaza Giuseppe Garibaldi (12) para poder comer en alguna de las pizzerías que hay en la plaza y tomarte un buen helado (13).

Desde allí, si tienes niños pequeños, puedes utilizar el tren turístico que hace el recorrido entre Menaggio y Lenno (14) o visitar directamente en coche Villa Carlota (15), un magnífico edificio construido en Tremezzo a finales del s. XVII que alberga una importante colección de pinturas y esculturas con obras de Antonio Canova, Bertel Thorvaldsen o Francesco Hayez. Mucho más divertido para los más pequeños será el paseo por los jardines, llenos de flores e imponentes cedros e, incluso, secuoyas.

La ruta termina en la ciduad de Como. Una vez hayas aparcado el coche (16), te puedes dirigir a la Piazza Cavour (17) y a través de la Via Caio Plinio Secondo, acceder a la Piazza del Duomo (18), donde se encuentra el Palazzo Broletto (19) y la Catedral (20). El Palazzo Bruletto fue construido en 1215 en estilo románico-gótico y fue antigua sede del Ayuntamiento. Contrasta su fachada de marmol en tres colores (blanco, gris y rosa) con la torre, construida en piedra. El Duomo fue construido en el lugar donde se ubicaba la Catedral de Santa Maria Maggiore. La construcción tuvo lugar mayoritariamente entre los s. XV y XVIII, aunque algunos de sus elementos fueron terminados en el s. XIX. En cuanto a tamaño, el Duomo sólo está superado en la zona de Lombardía por la Cartuja de Pavia y el Duomo de Milán.

Si tienes tiempo puedes volver a la Piazza Cavour y darte un paseo por la orilla del lago, dejando a tu izquierda el Tempio Voltiano (21), un edificio construido en los años 20 para albergar la colección de instrumentos del científico italiano Alessandro Volta, hasta llegar a los jardines de Villa Olmo (22) si bien, en ese caso, consulta la página web para comprobar horarios y accesos. O también puedes ir a la Piazza Vittoria, para fotografiar Porta Torre (23), una de las torres medievales que aún quedan en pie en la ciudad. Pero la opción que quizás pueda gustar a los más pequeños pueda ser la de pasear por la orilla del lago hasta llegar al funicular que sube a Brunate (24).

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: