Imprescindibles de Londres

La ruta que te proponemos por Londres para tu viaje en familia comprende una de las zonas más conocidas de Londres ya que en muy poco espacio condensa muchos de los lugares más representativos de Londres. Una experiencia familiar imprescindible. Si sólo tienes un día en Londres, esta es tu ruta.

Además, la puedes hacer paseando y, por la distancia recorrida, no llevaría más de 1 hora pero son tantos los lugares para ver y visitar que un día entero se te quedaría corto. La ruta está pensada para que puedas ver el cambio de guardia o, al menos, una parte de él en tu paso por el palacio de Buckingham; para que puedas entrar en la National Gallery y para que te puedas detener, a lo sumo, en alguno de los edificios que te encontrarás en el camino.

La ruta comienza en Parliament Square, plaza desde la que podrás admirar la estatua de Wiston Churchill, el Tribunal Supremo, la Abadía de Westminster, el Big Ben, el Palacio de Westminster y acercarte al puente del mismo nombre para disfrutar las vistas del río Támesis.

En el Palacio de Westminster se ofrecen visitas guiadas o con audioguía. Lamentablemente, el Big Ben está en obras de conservación y mantenimiento hasta 2021 por lo que la visita a la torre están suspendidas.

El Tribunal Supremo es la última instancia civil en el Reino Unido y también criminal en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. El Tribunal admite visitas del público e incluso te permite asistir a las sesiones.

La Abadía de Westminster es una iglesia gótica anglicana, conocida sobre todo por haber sido el lugar de coronación del rey de Inglaterra así como por ser el lugar donde están enterrados 17 monarcas. Se cobra entrada para entrar salvo cuando se trata de asistir al culto.

Una vez abandones Parliament Square, te puedes dirigir al Palacio de Buckingham, residencia de la familia real. Si quieres ver el cambio de guardia, debes tener en cuenta que comienza entre las 11:00 y las 11:45 y que dura unos 45 minutos. Durante el verano, se celebra todos los días pero el resto del año no por lo que consulta su página web para asegurarte primero. Si no eres muy castrense, te puede resultar algo monótona y puedes preferir entrar a alguna de las estancias del palacio que permiten el acceso al público.

Desde allí, puedes darte un paseo por St. James Park y enfilar The Mall para llegar a Trafalgar Square desde el Arco del Almirantazgo. Un pequeño juego que puedes hacer con los más pequeños es buscar una nariz que hay pegada a uno de los arcos. Forma parte de una obra creada por Rick Buckley en los años 90 para protestar por la instalación de cámaras de seguridad en Londres. Ahora conocidas como London Noses, en tu visita al Soho, podrás encontrar muchas más.

Una vez en la plaza, después de haberte dado un paseo, puedes entrar en la National Gallery, donde encontrarás obras de representantes del impresionismo como Paul Cezanne o Claude Monet; del arte flamenco como Jan van Eyck; del Renacimiento como Miguel Ángel o Rafael; del arte barroco como Rubens y muestras del arte romántico como John Constable. Uno de los cuatro cuadros de Los Girasoles de Vincent van Gogh se encuentra aquí así como la Venus del Espejo de Velázquez. La entrada es gratuita y los viernes abren hasta más tarde.

Justo al lado del museo, se encuentra la iglesia de St. Martin In The Fields, de estilo barroco italiano. Además de la cafetería que se encuentra en la cripta, ofrece conciertos a la hora de la comida y por la tarde. Los primeros son gratuitos, si bien agradecen un donativo.

Si te quedan fuerzas, puedes dar un paseo por Whitehall, de vuelta a Parliament Square; pasar a la plaza del Household Cavalry Museum, asomarte a la residencia del Primer Ministro en Downing Street o terminar, si tienes tiempo, en el Búnker de Churchill en Churchill War Rooms.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑