Covent Garden y el Soho

Esta zona no deja de ser una de las más representativas de la vida londinense. No en vano es una de las zonas más concurridas y fotografiadas de la ciudad. Si, teniendo pocos días y/o viajando con niños muy pequeños, decides sacrificar la entrada al museo británico, el paseo te puede llevar medio día.

La Zona del Soho, Picadilly Circus, Leicester Square y Covent Garden muestran toda su belleza por la noche, cuando todas las luces están encendidas. Por la mañana no podrás apreciar todo su encanto, por lo que te recomendamos que reserves una tarde para esta zona.

Si optas por incluir el Museo Británico, te aconsejamos, por la misma razón, que empieces la ruta en el museo. De entrada gratuita, tiene una colección inigualable de arte antiguo. El museo te recomienda diferentes rutas en función del tiempo de que dispongas. En cualquier caso, yendo con niños, no puedes dejar de ver la piedra roseta, las momias y esculturas egipcias, las esculturas del Partenón o el moái de la Isla de Pascua.

Una vez termines en el Museo Británico, puedes bajar dando un paseo hacia Covent Garden. En el camino no dejes de pasar por Neal’s Yard, un callejón muy pintoresco lleno de fachadas de colores alegres. Los Monty Python montaron sus oficinas aquí en los años 70. Antes de llegar al callejón dejarás a tu derecha la tienda Forbidden Planet, especializada en ciencia ficción y en comics, para compensar a los niños la dosis de arte antiguo.

Desde allí puedes bajar a Covent Garden, una concurrida plaza comercial. Recibe su nombre por haber sido el huerto de los monjes de Westminster en el s. XIX. En tiempos, fue un concurrido mercado que ha dado paso a una zona muy comercial. Puedes dar un paseo por la plaza, explorar los teatros de los alrededores, la Royal Opera House y continuar callejeando hacia Leicester Square.

Justo al lado de Leicester Square se encuentra Chinatown. Te puedes desviar un poco para adentrarte en el barrio chino a lo largo de Gerrard Street.

La ruta finaliza en Picadilly Circus, la plaza más fotografiada de Londres. Construida a finales del S. XIX es conocida sobre todo por sus pantallas gigantes de televisión y el Shaftesbury Memorial, coronado por una estatua de Eros o, mejor dicho, de su hermano gemelo, Anteros. Antes de llegar a Picadilly, dejarás a tu izquierda, en Leicester Square, la tienda de M&M’s y la tienda de Lego.

Por la zona de Leicester Square podrás encontrar restaurantes de la franquicia Bella Italia, de corte informal ideal para niños. Tiene platos especiales para necesidades específicas, incluidos platos sin gluten.

Te proponemos una ruta para poder recorrer el Soho y Covent Garden de una forma que puede ser más divertida para los niños más pequeños y que consiste en encontrar las famosas London Noses. Son una obra creada por Rick Buckley en los años 90 para protestar por la instalación de cámaras de seguridad en Londres. De todas las que se instalaron en su momento apenas queda una decena. Podrás encontrar no solo narices pegadas en las paredes sino también orejas.

Si al pasar por Trafalgar Square, has encontrado la que hay en el Arco del Almirantazgo, te quedan seis más que podrás encontrar a lo largo de la ruta. Se dice que si encuentras siete, da buena suerte. Cierto o no, puede ser una buena excusa para que los niños se puedan animar a lo largo del recorrido.

Encontrarás una nariz o una oreja en los puntos marcados en la ruta que se encuentran en:

  • Endell Street
  • Floral Street
  • Bateman Street
  • Dean Street
  • Meard Street
  • Great Windmill Street

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑