Scottish Borders

La etapa es perfecta para hacerla desde Edimburgo y te puede ocupar un día. Comienza en la Abadía de Melrose, un monasterio cisterciense construido en la edad media. Ojo con las gárgolas que te puedas encontrar porque hay una muy particular. Admiten la Explorer Pass. Justo al lado, encontrarás dos jardines muy bonitos por los que se puede dar un paseo, Harmony Garden y Priorwood Garden, a los que puedes acceder con el pase de National Trust for Scotland

Puedes visitar el resto de abadías que se encuentran en las Scottish Borders como Dryburgh Abbey o Jedburgh Abbey. O bien, conducir hasta la Torre de Smailholm, la primera vivienda del escritor Sir Walter Scott. También puedes entrar con la Explorer Pass.

Existen otras posibilidades para terminar la jornada como dar un paseo por el pueblo de Kelso –Cobby Riverside Walk- al lado del río o por la reserva natural de St. Abbs, al borde del mar, aunque es un lugar más alejado. El camino puede estar cortado para los coches lo que os exigirá dar un paseo hasta llegar a la reserva. Admiten la tarjeta National Trust for Scotland.

En lugar de lo anterior, si tienes tiempo y has madrugado, te puede merecer más la pena cruzar a Inglaterra y combinar esta ruta con otra jornada consistente en la visita a Holy Island, para ver como la subida de la marea cubre la carretera que une la isla con tierra firme, y/o al Castillo de Bamburgh, un impresionante castillo situado al borde del mar.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑