Edimburgo

Actualizado a febrero de 2018

Edimburgo, capital de Escocia, es una de las ciudades más bellas de Europa. No en vano ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si todavía no la has visitado, debería estar en tu punto de mira para el próximo viaje en familia. A pesar de las empinadas cuestas del Ciudad Antigua, encierra muchas sorpresas que encantarán a los niños.

Comenzó a desarrollarse en el s. XII con la construcción del castillo que ahora domina toda la ciudad. Una de sus principales características es que fue de las primeras ciudades que empezó a desarrollarse en altura. En los s. XVI y XVII, tras la construcción de la muralla que rodeaba la ciudad, el crecimiento de la población hizo que se empezaran a construir edificios de piedra y madera de hasta 12 alturas.

La densidad de población la convirtió en una de las ciudades más insalubres de la época. De hecho, el antiguo lago que existía al pie de la colina en lo que ahora son los jardines de Princes St. era el destino de las aguas fecales que discurrían calle abajo desde la ciudad hasta el lago.

Entre los s. XVIII y XIX se drenó el lago y se construyó la ciudad nueva, siguiendo un patrón mucho más ordenado. El resultado es la yuxtaposición de dos ciudades que constituyen una de las ciudades que se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Europa. La afluencia continuada de visitantes la convierte también en una ciudad bastante cara así que prepárate para hoteles y restaurantes con precios superiores a la media.

La ruta en familia que te proponemos para Edimburgo te puede ocupar dos días si la realizas tranquilamente.

Old Town viajar en familia
Old Town
New Town y Calton Hill viajar en familia
New Town y Calton Hill

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑