De Holy Island a Bamburgh

La Jornada te llevará desde Holy Island hasta el Castillo de Bamburgh y resulta ideal para hacerla combinada con las Scottish Borders. Pero si tienes tiempo y quieres disfrutarla plenamente, dedícale un día completo.

Lo primero que deberás tener en cuenta es elegir una fecha en el que la hora para la subida de la marea en Holy Island te cuadre con el horario de tu ruta.

Lo más pintoresco de la jornada, y seguramente lo que le llame más la atención a todos los miembros de la familia, es el momento de la subida de la marea en que empieza a cubrir la carretera que une la isla con tierra firme. Ese momento, cuando el mar comienza a inundar el arcén y a comerse la carretera, seguro que no lo olvidarás. No son muchos los lugares del mundo donde se puede ver.

Para ello deberás tener en cuenta la hora en que la marea empieza a subir y la hora de la marea alta porque lo bonito es ver cuando el agua cubre la carretera, no cuando ya está cubierta del todo.

La página web de Northumberland contiene información sobre el horario de las mareas. Sólo tienes que introducir en el buscador de la página “Holy Island causeway safe crossing times”. Existen dos franjas en el día, en la mañana y en la tarde, en que la marea sube y cubre la carretera y que se identifican como “Unsafe to Cross”. En la carretera deberás estar con, al menos, media hora de antelación a la que se fije como hora de inicio de la franja “Unsafe to cross”.

En función de la hora y de cómo hayas planificado el recorrido total de tu viaje, podrás decidir si empezar o terminar la ruta en la isla.

Existe un restaurante cerca de la carretera que te lleva hacia Holy Island, en el que puedes esperar hasta que llegue la hora de subida de la marea. Se trata de The Barn at Beal (1). Se come razonablemente bien y, si ya has visto la isla, es un buen sitio para esperar hasta que suba la marea.

Holy Island es conocida por ser uno de los primeros lugares de Gran Bretaña que sufrieron ataques de los Vikingos, en el año 793. Si te decides a entrar en la isla, te indicamos el lugar donde puedes aparcar el coche (2) para acercarte a la iglesia del pueblo, Saint Mary’s Parish Church (3), una pequeña y coqueta iglesia anglicana salpicada con aparejos del mar, que se construyó en el s. XII sobre la anterior iglesia de madera fundada por St. Aidan en el año 635. Justo al lado, podrás dar un paseo por el cementerio, desde donde podrás bajar a la playa (5) u observar en la lejanía el Castillo de Lindisfarne (4), de origen militar y construido en el año 1550.

Si prescindes de entrar en la isla, después de ver la subida de la marea te puedes dirigir al Castillo de Bamburgh (6), situado en un promontorio al lado de la playa. De titularidad privada -en la visita puedes ver fotos de sus actuales propietarios-, se sigue permitiendo el acceso al público y sigue sirviendo de residencia a sus titulares. El origen del castillo puede situarse en el 1164, fecha en que se construyó el torreón central que sigue constituyendo el núcleo de la fortaleza. Como todos los castillos, ha sido escenario de películas y tiene su propia historia de fantasmas. No dejes de bajar a la playa para admirar el Mar del Norte o el propio castillo. Y no te olvides de que cierra muy pronto. En cualquier caso, si deseas permanecer en Bamburgh unos días, una de las estancias del castillo, la Torre Neville, ha sido habilitada como alojamiento turístico.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑