Chester

Chester es una encantadora ciudad que no te debes perder si planificas un viaje en familia por el centro de Inglaterra. Fundada por los romanos con el nombre de Deva, todavía conserva muchos vestigios de aquella época, como el anfiteatro o las murallas. Pero Chester es más conocida por su herencia medieval, que todavía se respira en la ciudad.

Existe una empresa que recorre la ciudad en autobús y, si quieres una experiencia más íntima, también se organizan tours a pie por la ciudad.

La ruta que te proponemos no te llevará más de media mañana. Pero puedes completar el día con una visita al Zoo de Chester, uno de los más visitados del Reino Unido con más de 15.000 animales, o, si te apasiona la moda, con un paseo por el Outlet de Chesire Oaks, a unos 15 minutos en coche de la ciudad.

Una vez hayas dejado el automóvil en alguno de los aparcamientos (1) que rodean la ciudad, puedes comenzar tu ruta por la Torre Agrícola (2), que fue la primera puerta de entrada al Castillo de Chester, fundado por Guillermo el Conquistador y que aún alberga la capilla de Santa María de Castro.

Desde allí puedes continuar por la ribera del río Dee hasta llegar al Old Bridge (3), el puente más antiguo de la ciudad. En el margen opuesto del río se encuentra el Templo de Minerva (4), uno de los vestigios de la época romana que se conservan en la ciudad.

Si sigues tu camino por la ribera del río Dee, empezarás a ver las murallas romanas de la ciudad y llegarás al embarcadero (5), desde donde podrás dar un paseo en barco por el río. La empresa que lo opera ofrece tours de diferente duración en función de tus preferencias y del tiempo que tengas disponible.

Una vez dejes el río Dee, puedes subir hasta el anfiteatro (6). Construido en el s. I, solo dos quintas partes del mismo han sido excavadas. El resto permanece bajo tierra. Justo al lado de la puerta norte, hay un pequeño habitáculo que albergaba un templo dedicado a la Diosa Némesis.

Después del anfiteatro, puedes seguir explorando la época romana de Chester dando un paseo por las murallas de la ciudad. Chester se anuncia como la ciudad que alberga las murallas romanas mejor conservadas de Inglaterra, con más de 3 kilómetros abiertos al visitante. La puerta más cercana para acceder a ellas es Newgate (7).

En tu paseo por las murallas te encontrarás con el Eastgate Clock (8), un reloj construido en 1897 para celebrar los 60 años del reinado de la Reina Victoria. Desde las murallas (9) podrás acceder fácilmente a la Catedral de Chester (10). Fundada inicialmente como una abadía benedictina de estilo románico en 1092, fue reconstruida en torno al año 1250 al más puro estilo gótico. La catedral organiza visitas guiadas para subir a la torre central, desde la que podrás tener unas vistas inigualables de la ciudad.

Saliendo de la catedral, te encontrarás con el Ayuntamiento (11), un edificio construido en 1865 al estilo gótico, con un reloj en lo alto de la torre, que conmemora el nacimiento de la ciudad de Chester. Justo al lado, se encuentra la Oficina de Turismo.

A continuación, puedes bajar por Northgate Street (12), hasta llegar al centro de Chester, donde podrás recorrer las comerciales calles de Eastgate Street y Brigde Street. De esta zona merece la pena destacar la cruz medieval (13) que data del s. XV y que marca el centro histórico de la ciudad de Chester. También son un fiel reflejo del esplendor medieval que dio fama a la ciudad de Chester las galerías medievales de dos pisos que se construyeron durante la Edad Media en unos edificios de estilo holandés, conocidas como The Rows (14) y que todavía albergan la zona comercial de la ciudad. También merece la pena resaltar, para terminar tu visita a Chester, la que se conoce como la fachada de local de negocio más antigua de Inglaterra, The Three Old Arches (15), que data del año 1274.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑