Oceanario y Parque de las Naciones

Actualizado a enero de 2018

Una buena manera de empezar la mañana durante tu viaje en familia por Lisboa puede ser el Parque de las Naciones, construido con motivo de la Exposición Universal de 1998. Ubicado en la ribera del Tajo, la zona se ha convertido en un moderno centro cultural y de ocio y es un complemento perfecto para tu visita a la ciudad ya que será la parte que más guste a los niños.

Pero si esta zona tiene un especial interés para tu viaje en familia es porque en el Parque de las Naciones se ubica el Oceanario, uno de los acuarios más grandes del mundo, que hará disfrutar a los más pequeños (y a los no tanto) de la familia. La ruta que te proponemos puede llevarte una mañana.

La visita la puedes empezar en la Estación de Oriente (1), construida por Santiago Calatrava para la Exposición Universal. La estación de metro se encuentra a tres paradas del aeropuerto y te permite un acceso rápido al parque. Justo al lado, hay un centro comercial (2). Desde el centro de Lisboa, se puede acceder fácilmente en la línea 728 de la empresa de autobuses públicos. Puedes subir en la parada que se encuentra a escasa distancia de la estación de metro de Terreiro do Paço, cerca de la Plaza del Comercio y bajarte en la parada que se encuentra al lado del Oceanario. Si te acercas en coche, existe un aparcamiento de pago muy cerca de las instalaciones del acuario.

El Oceanario (3) es la atracción estrella de esta jornada. No sólo se dedica a la exhibición de especies marinas, sino que también tiene una fundación para la conservación de las mismas. Se encuentra situado en medio de un estanque artificial al que se accede desde el lado sur. Todo gira en torno a un acuario de agua salada de 5 millones de litros de agua, que no dejas de ver prácticamente en todo el recorrido. Solo este acuario gigante merece la visita. Pero también podrás disfrutar de los charranes, pingüinos y frailecillos con los que comienza, así como de las nutrias marinas. Pero si por algo destaca el Oceanario es por la colección de invertebrados que tiene. Es una muy buena oportunidad para poder contemplar de cerca un escalofriante pulpo del Océano Pacífico. A lo largo del recorrido, te encontrarás también con pequeñas experiencias interactivas sobre la conservación del medio ambiente, el ahorro de recursos y la gestión del reciclaje.

Una vez salgas del Oceanario y muy cerca de este, puedes acercarte, si te queda tiempo, al Centro de Ciencia Viva (4), en el Pabellón del Conocimiento, un museo de ciencia y tecnología interactivo muy indicado para los niños, si bien tiene el inconveniente del idioma.

Después, puedes darte un paseo por los Jardines del Agua (5) hasta llegar al Teleférico (6), que te podrá llevar hasta la Torre de Vasco de Gama (7), que cuenta con un restaurante y un mirador. Desde el teleférico mismo, también podrás tener una visión general de todo el Parque de las Naciones, del estuario del río Tajo y del Puente Vasco de Gama (8), construido también con motivo de la Exposición Universal y que, con sus 16 kilómetros de largo constituye una verdadera obra de arte de la ingeniería.

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: