Barrio de Belén

Actualizado a enero de 2018

En el Barrio de Belén se encuentran algunos de los principales monumentos históricos y religiosos de la ciudad. Si complementas la visita con otros puntos que puedan ser más atractivos para los más pequeños como el Planetario o el Monumento a los Descubrimientos, la jornada gustará a todos los miembros de la familia. La ruta que te proponemos te llevará una mañana o una tarde.

Se encuentra un poco retirado, pero de la Plaza de Figueira, desde el centro de Lisboa, sale la línea 714 de autobús o la línea 15 de tranvía. De la misma forma, la línea 728 conecta el Barrio de Belén con el Parque de las Naciones. Todos ellos te dejan en la esquina del monasterio (1). Si te acercas en coche, existen diferentes espacios para aparcar por toda la zona y un aparcamiento de pago en el Centro Cultural de Belén.

Puedes comenzar en el Monasterio de los Jerónimos (3), construido en los siglos XVI y XVII por encargo del rey Manuel I y clasificado en 1983 como Patrimonio de la Humanidad. En 1833 el monasterio se secularizó, pero la Iglesia de Santa María de Belén sigue siendo la sede de la parroquia de Belén. La iglesia alberga la tumba del navegante Vasco de Gama y del poeta Luis de Camoens. Todo el conjunto, tanto la iglesia como el claustro del monasterio, constituye una joya de la época manuelina, que combina elementos del gótico y del renacimiento.

El Museo Marítimo y el Planetario Calouste Gulbenkian (4), se instalaron en los Anexos al Monasterio en 1962. La entrada al planetario es muy barata y algunos días, gratuita. Pero las diferentes sesiones son sólo en portugués.

Desde allí, te puedes dirigir a los jardines de la Plaza del Imperio (4) y, atravesando el paso subterráneo bajo las vías del tren, llegar al paseo que te llevará a la Torre de Belén y al Monumento a los Descubrimientos.

La Torre de Belén (5), construida entre los años 1515 y 1521, también en la época manuelina, cumplió una finalidad fundamentalmente defensiva para proteger el estuario del Tajo de incursiones navales enemigas. Como curiosidad para los niños, en su interior encontrarás una representación de un rinoceronte que llegó a Lisboa en el siglo XIII, regalo del Sultán del reino de Cambay (Guyarat) en India, al reino de Portugal.

Justo antes de llegar al Monumento a los Descubrimientos (6), te encontrarás en la explanada una rosa de los vientos gigante, de unos 50 metros de diámetro, realizada de piedra caliza negra y roja, que tiene 50 metros de diámetro. El edificio es un homenaje a la expansión portuguesa por todo el mundo. En él, están representados navegadores, cartógrafos, guerreros colonizadores, evangelizadores, cronistas y artistas que contribuyeron a esa expansión. Su estructura definitiva, de hormigón, se construyó en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte del Infante D. Enrique. Tiene una altura de 56 metros y se ha convertido en uno de los referentes de la ciudad. Al subir al edificio te encuentras con dos inscripciones. Una de ellas reza “Al Infante Don Enrique y a los portugueses que descubrieron los caminos del mar”. Ten en cuenta que, si bien la entrada es gratuita para los más pequeños, el muro de hormigón que te encontrarás arriba tiene una altura de aproximadamente 1,30 metros por lo que los más pequeños no podrán ver mucho. Pero las vistas que se tienen desde arriba de todo el barrio, así como del Puente del 25 de abril (7) y del Monumento a Cristo Rey (8) al otro lado del Tajo, son insuperables.

Por último, puedes terminar tu jornada saboreando con los más pequeños uno de los deliciosos pasteles de nata en la tienda que tiene fama de hacer los mejores desde 1837, Pastéis de Belém (9). Justo enfrente, puedes aprovechar para dar un paseo por la Rua Viera Portuense, donde encontrarás las casas más antiguas del barrio de Belén, alguna del siglo XVII, (10) hasta llegar a los jardines de Alfonso de Alburquerque (11). Para volver al centro de Lisboa, los tranvías y autobuses paran justo delante de la tienda de pasteles (12).

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: