Lisboa

Si hay algo que tiene de atractivo Lisboa es la luz. Cualquier día del año, Lisboa tiene siempre una luz especial. Ya sea por la proximidad al río Tajo, ya sea por su especial orografía, la ciudad siempre te obsequiará con magnificas instantáneas de su arquitectura, paisajes y gentes.

Situada en la desembocadura del río Tajo, está llena de lugares que recuerdan las diferentes etapas de la historia de la ciudad. Desde su fundación por los fenicios, no ha perdido ese carácter de ciudad vinculada al comercio. También, la época árabe, grabada en el Castillo de San Jorge. Después, los grandes descubrimientos de los s. XV y XVII. O sus vínculos con España y el gran terremoto de 1755.

No es una ciudad ordenada ni un ejemplo de urbanismo, pero las calles empinadas del centro, con sus miradores y sus edificios modernistas, los azulejos de sus fachadas, el aspecto decadente de muchas de ellas y los antiguos tranvías que aún las recorren son una delicia para disfrutar y paladear en medio de un clima templado y cálido. Un placer para el viajero.

La ciudad está muy bien comunicada mediante transporte público. Tanto el metro con los autobuses funcionan bien y te permiten acceder a los diferentes puntos de interés con relativa facilidad. Es muy recomendable que adquieras la tarjeta de transporte Viva Viagem, que podrás comprar en cualquier estación de metro y que te permite adquirir un billete diario. Por poco más de 6 euros, podrás subirte en cualquier metro, autobús, elevador o tranvía.

Otra opción que puede ser interesante si viajas con niños es la del autobús turístico. Existen dos compañías que lo operan, City Sightseeing y Yellow Bus. Ambas abarcan prácticamente las mismas zonas y te permiten recorrer los principales destinos turísticos de la ciudad.

Para los amantes de las compras, existen varios centros comerciales, como el que se encuentra en el barrio alto, una zona que también está muy surtida de tiendas. O los que se encuentran en el Parque de las Naciones o el centro comercial de Amoreiras, desde el que también podrás disfrutar de una panorámica muy bonita de la ciudad. Pero si hay algo que aparece como uno de los signos distintivos de la ciudad, son los antiguos comercios que te encontrarás por toda la zona centro de la ciudad, especialmente en el barrio de Alfama.

En cuanto al alojamiento encontrarás hoteles de toda clase y condición en los alrededores de la Plaza del Marqués de Pombal y a lo largo de la Avenida de la Libertad.

Por lo que se refiere a la gastronomía, la oferta de Lisboa es muy amplia y va mucho más allá del bacalao o las sardinas. Te dejamos la referencia de varios restaurantes para acertar con los más pequeños: Forno d’Oro, La Doca de Santo, La Brasserie de L’Entrecôte o el clásico Hard Rock Café.

Por último, simplemente comentar que Lisboa ofrece muchas facilidades para los más pequeños y la mayoría de monumentos y atracciones turísticas admiten la entrada gratuita para los menores de 12 años. Te dejamos tres propuestas para que puedas pasar un fin de semana de lujo con tu familia en la ciudad.

Barrio de Belén viajar en familia
Barrio de Belén
Centro de Lisboa viajar en familia 2
Centro de Lisboa
Oceanario y Parque de las Naciones viajar en familia
Oceanario y Parque de las Naciones

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: