Por la Schwarzwaldhochstrasse a Baden Baden

Actualizado a octubre de 2017

La Schwarzwaldhochstrasse quizás sea el recorrido más bonito de la Selva Negra y uno de los que más pueda gustar a los más pequeños. A nuestro juicio es uno de los imprescindibles para tu viaje en familia a la Selva Negra.

Si empiezas el recorrido desde Freudenstadt (A), debes coger, en dirección a Baden Baden, la Schwarzwaldhochstrasse, una de las carreteras que, dicen, es de las más pintorescas de la Selva Negra y creemos que se merece absolutamente esa fama.

Sin perjuicio de las paradas que quieras hacer a lo largo del recorrido, una de ellas puede ser la del Mummelsee (B), a mitad de camino del recorrido. Se trata de un lago, de origen glaciar, que se encuentra a una altitud de 1.025 metros -el más alto de la Selva Negra-. El lago está al lado del Hornisgrinde, un pico montañoso de 1.164 metros, y a 15 kilómetros de Seebach.

Puedes aprovechar para dar un paseo por el borde del lago. El recorrido para bordear el lago es, aproximadamente, de un kilómetro y te puede llevar como media hora hacerlo. En el lago también te indican otras rutas, como la subida al Hornisgrinde, pero esta es más exigente. También podrás degustar en el hotel que hay al lado del lago una selección de tartas típicas de la zona, en especial la schwarzwalder kirschtorte, la tarta de cereza típica de la Selva Negra. Llévate ropa de cambio por si quieres probar alguno de los pedales que hay en el lago. Si no, siempre puedes pasar un rato en los columpios que se encuentran al lado del hotel. En cualquiera de los casos ve pronto porque se llena de gente rápidamente.

La siguiente parada de la ruta te deja en Baden Baden (C), una ciudad balneario que se desarrolló en el s. XIX, como centro de bienestar de las élites alemanas. Como principales atractivos de la ciudad se encuentran las carreras de caballos, el desfile de coches de época del mes de julio o el mercado de navidad.

La ruta que te proponemos comienza en el Trinkhalle (1), donde se encuentra el punto de información turística y podrás probar el agua procedente de la fuente Friedrichsbad (No olvides traer un vaso). Muy cerca de allí, se encuentra el Kurhaus (2), edificio cosntruido en el s. XIX, que refleja el lujo con el que se concibió la ciudad. En su interior alberga el casino, un restaurante y salas de celebraciones y conferencias.

Desde allí te puedes dirigir a Leopoldsplatz (3) para entrar la ciudad y dar un paseo por las diferentes calles peatonales, desde el casino hasta las termas de Caracalla, donde puedes acceder a las ruinas de las termas romanas originales (4) o meterte en el balneario (5) tanto el de Friedrichsbad como el de Caracalla Therme, ambos explotados por la misma empresa. Las ruinas de los baños construidos hace 2.000 años por los Romanos en la ciudad, entonces llamada Aquae Aureliea, se encuentran debajo de Friedrichsbad y son unas de las mejor conservadas.

Si los más peques tienen ganas de subir las escaleras, puedes acercarte a ver la Stiftkirche (6) una colegiata de estilo gótico tardío. Si no, te puedes dar un paseo por la alameda, el llamado Lichtentaler Alle (7), hasta llegar a la abadía cisterciense de Lichtental, construida en 1245 (8). Si no quieres hacer el paseo entero, puedes desviarte antes para ver la Iglesia Ortodoxa Rusa de la Transfiguración de Cristo, de estilo bizantino, construida en el s. XIX (9).

El recorrido por la ciudad lo puedes hacer a pie pero, si lo deseas o tienes niños pequeños, puedes hacerlo a través del pequeño tren turístico, que lo puedes coger en el Kurhaus.

Otra opción interesante, antes de abandonar Baden Baden, es subir al Monte Merkur en el teleférico (10). El MerkurBergbahn fue inaugurado en 1913 y es uno de los teleféricos más largos de Alemania, con pendientes de hasta un 54% para ascender a la cima del monte que se encuentra a 668 metros.


Si quieres pasar a Friedrichsbad o a Caracalla Therme, debes tener en cuenta que los menores de 7 años no son admitidos. Si tienes niños menores de esa edad, las propias termas tienen facilidades para hacerse cargo de ellos. Pero también existen multitud de balnearios asociados a la SchwarzwaldCard, en los que permiten la entrada a determinados circuitos. Nosotros te dejamos la reseña de Vital Therme, en el pueblo de Bad Wilbad (D), a una hora de Baden Baden y que también aparece marcado en el mapa. Para las saunas, baños turcos y similares ten en cuenta que en Alemania la norma es entrar desnudo.

Pero si estás alojado en Freudenstadt, puedes probar con Panorama Bad, una piscina cubierta con toboganes y Spa, que cierra tarde. No obstante, cerciórate de la hora de cierre antes de programar el día.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑