Santa Bárbara

Santa Bárbara es una estupenda ciudad costera, de clima suave y playas enormes, lo que le convierte en un destino ideal para viajar en familia.

En Santa Bárbara, puedes empezar tu visita igualmente por la antigua Misión, que se encuentra un poco alejada del centro, para luego buscar un aparcamiento más céntrico y recorrer la ciudad andando.

Construida en 1786, fue la décima de las misiones de las 21 que estableció la Orden de los Franciscanos en el oeste de Alta California (la actual California) entre 1769 y 1823, que llegaron a la zona para convertir los indigenas Chumash al Cristianismo. Las Misiones fueron fundamentalmente comunidades indigenas supervisadas por uno o dos religiosos. En 1834, el Gobierno de México secularizó la Misión y, en 1865, Abraham Lincoln la rehabilitó como misión católica.

La iglesia que encontrarás fue la ultima de las cuatro que fueron construidas en la Misión. La primera es de 1787, la segunda de 1789, la tercera de 1794 y la última de 1820, construida despues de que el terremoto de 1812 destruyera la anterior. Las tres primeras fueron de adobe y la ultima ya incluye la piedra en la construcción.

La visita a la Misión comienza con un video introductorio en inglés e incluye un recorrido por el jardín, el cementerio, el mausoleo, la iglesia y el museo. Organizan igualmente visitas guiadas a determinadas horas del día. Toda la información aparece en la web.

Al lado del centro comercial Paseo Nuevo, en la calle Cañón Perdido hay un aparcamiento. Desde ahí puedes aprovechar para visitar el Teatro Lobero, el Presidio, el juzgado del condado o pasear por cualquiera de las calles comerciales del centro y bajar hasta el muelle Stearn’s Warf, que se encuentra a media hora andando desde el centro. El Teatro Lobero, construido en 1873, es el más antiguo de California que aún sigue en funcionamiento.

El Presidio, a pesar de su nombre, es un cuartel construido en 1782 por los españoles que tenía por objeto dar seguridad a la Misión. El edificio aún conserva en su estado original algunas de sus dependencias en pleno centro de la ciudad, como el cuartel. También puedes visitar las dependencias de la capilla, la comandancia y otras donde se encuentra el centro de visitantes, y que han sido restauradas. Éstas requieren el pago de una entrada. El resto son gratuitas.

Si hace bueno, puedes aprovechar para darte un baño en la playa y, si quieres comer viendo el mar, en la zona del puerto, hay restaurantes estupendos, como Chuck´s Waterfront Grill. Prueba la crema de “lobster bisque”

Tanto si bajas al muelle “Stearn´s Warf” como si bajas al puerto, hay plazas de aparcamiento en las proximidades. Puedes aparcar incluso en la calle con ciertas limitaciones horarias.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑