Golden Gate

La primera cuestión que debes tener en cuenta a la hora de organizar tu visita es que las oportunidades de ver el Golden Gate en un día soleado son muy limitadas. Es más, en San Francisco puede hacer un sol espléndido, pero el puente estar rodeado de nubes y no ver absolutamente nada. De forma que no planifiques tu visita al puente sino que, en cuanto tengas la oportunidad por hacer un día soleado, no dudes en acercarte rápidamente a verlo.

Existen múltiples panorámicas del puente desde San Francisco. La más visitada es Fort Point, que se encuentra en el centro de visitantes de la parte sur del puente, justo en la última salida antes de entrar en el puente. Desde allí puedes acceder al puente o pasear por cualquiera de los senderos que bajan para acercarte un poco más al puente.

Sin embargo, si vas en coche, es mejor hacerlo en Vista Point, al norte del puente, donde el aparcamiento es gratuito con un máximo de cuatro horas. Las plazas de aparcamiento en el sur no llegan a 30 por lo que las posibilidades de que en un día soleado el aparcamiento son muy pequeñas.

En cuanto a lo de dar un paseo por el propio puente andando o en bici ten en cuenta que hay mucho tráfico y que, a diferencia del puente de Brooklyn, te mueves al mismo nivel que los coches por lo que hay mucho ruido.

Si cruzas el Golden Gate en dirección a San Francisco, debes pagar un peaje electrónicamente. Lo puedes hacer incluso después de haber cruzado. En la página web de Fastrak te dan las instrucciones sobre cómo hacerlo.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑