Fisherman´s Wharf

 

La ruta la puedes comenzar en “Cable Car”, los famosos tranvías de San Francisco que funcionan enganchándose a un cable subterráneo. Las líneas de Powell/Hyde St. y de Powell/Mason St. siempre están más concurridas. Si no consigues subir a alguna de ellas prueba con la línea de California St., que puede ir mas vacía. La otra opción es esperar en la cabecera de la línea en la intersección de la calle Powell y la calle Market, hacer la cola y no bajarte del vehículo hasta finalizar la línea. El Cable Car ha dejado de ser un medio de transporte para convertirse en una atracción turística por lo que no lo utilices como medio de transporte ya que te será muy complicado subir en las paradas intermedias.

Ambas líneas, Powell/Hyde St. y de Powell/Mason St., te dejan en Fisherman´s Wharf. Fisherman´s Wharf se ha convertido en un centro muy turístico donde aún quedan cosas interesantes para ver.

Una vez llegues a Fisherman´s Wharf, la ruta se puede hacer perfectamente andando. Si llegas desde la línea de Cable Car Powell/Hyde St., puedes empezar el recorrido desde la plaza Ghirardelli, que desde 1893 ha sido la sede central de la empresa de chocolate Ghirardelli hasta que en 1967 se trasladan a San Leandro. El cartel luminoso fue construido en 1923 y en 1982 fue incluido en el registro de lugares históricos de los Estados Unidos. Aún hay una tienda de la chocolatería por si todavía no has probado el chocolate más famoso de Estados Unidos. Otra opción, más interesante para empezar la visita es acudir al muelle de Hyde St., donde se encuentra el San Francisco Maritime National Historical Park, gestionado por el Servicio de Parques Nacionales.

Se cobra entrada para acceder. Si tienes pensado visitar otros parques, valora la posibilidad de comprar el pase anual no sólo por el ahorro de coste, sino también porque te evitarás las colas de entrada. Si vas a ir a más de dos parques, ya habrás amortizado el coste. Sólo en California, hay más de treinta.

En el muelle, construido en 1922 para ser utilizado como transbordador de automóviles y fue parte de la carretera 101 hasta la construcción del Golden Gate.

En el muelle podrás retroceder al siglo XIX para conocer la historia de la vida en el mar en la Costa del Pacífico. El Parque incluye una flota de 5 barcos, construidos entre 1886 y 1914, un centro de visitantes, un museo marítimo, y un centro de investigación marítima. Existe igualmente un centro de reparación de pequeñas embarcaciones. Los más pequeños podrán hacerse una perfecta idea de cómo se vivía, cómo se trabajaba y cómo viajaba la gente en esa época.

La siguiente parada la puedes hacer para visitar el submarino USS Pampanito (SS-383), utilizado durante la Segunda Guerra Mundial y convertido en museo submarino. Justo detrás se encuentra el buque SS Jeremiah O´Brien, que también admite visitas a la cubierta y que organiza tours por la bahía en fechas señaladas.

Muy cerca de ahí, podrás encontrar la panadería Boudin. Podrás probar el “chowder bread bowl” o, en la segunda planta, simplemente visitar el museo y ver cómo se hace el pan. La segunda planta también aloja un restaurante si quieres algo más de tranquilidad y que tiene muy buenas vistas.

Puedes continuar la ruta en el famoso y pintoresco Pier 39, donde lo más interesante puede ser el observar los leones marinos, que descansan en unas plataformas habilitadas sobre el puerto y en el que existe un pequeño centro de interpretación, donde los pequeños podrán aprender la diferencia entre una foca y un león marino. Por lo demás, está repleto de restaurantes y de tiendas de recuerdos.

Puedes terminar el día en Unión Square y cenar en alguno de los restaurantes que encuentres. Una opción puede ser el bullicioso Cheesecake Factory dentro del centro comercial de Macy´s o el restaurante italiano Puccini y Pinetti.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑