De Williams a Kingman

La calle principal de Williams, de noche con todas las luces encendidas, es francamente bonita. En la calle principal podrás aprovechar para meterte en cualquiera de las tiendas de recuerdos que hay; llegar hasta la gasolinera Pete’s Gas Station Museum o acercarte a la estación a ver las diferentes locomotoras de vapor expuestas.

Williams es un sitio perfecto para acercarte al borde sur del Gran Cañón del Colorado, ya que se encuentra a tan solo una hora en coche. De la estación de Williams sale igualmente un tren al Gran Cañón pero los horarios que tiene, salvo que te alojes una noche en el parque, te deja poco tiempo para poder verlo.

Justo antes de llegar al pueblo tienes también un zoo, donde podrás ver la fauna autóctona de los Estados Unidos.

En Williams, podrás alojarte en alguno de los diferentes hoteles que existen. La oferta es muy amplia. En cuanto a la comida, existen igualmente varios restaurantes en la calle principal. Te recomendamos el restaurante italiano Station 66 Italian Bistro. Si te gusta la carne, justo enfrente está el Red Raven. En cualquier caso, en temporada alta, acuérdate de reservar, ya que se llenan pronto.

Saliendo de Williams, en Ashfork, encontrarás un pequeño museo y tienda de regalos al que te podrás desviar. Si quieres una foto simpática, puedes pasar por De Soto´s Salon, con el coche subido en el techo. Se encuentra en la calle Lewis.

La siguiente parada la puedes hacer en Seligman, donde a la izquierda, al entrar en el pueblo, podrás parar en Delgadillo´s Snow Cap, en la tienda de regalos que hay un poco más adelante o en Copper Cart, una pequeña tienda llena de coches de época, donde podrás hacerte alguna foto muy simpática.

Otra parada indispensable antes de llegar a Kingman, hay que hacerla en Hackberry General Store, una antigua gasolinera convertida en tienda-museo.

Uno de los lugares más conocidos de Kingman es el restaurante Mr D’z Route 66 Diner, ambientado en los años 50, al que te recomendamos que pases a comer, cenar o desayunar. Si comes allí, seguro que podrás ver pasar los interminables trenes de mercancías por las vías que quedan al lado del restaurante.

Una vez que salgas del restaurante, fíjate en el suelo del aparcamiento para ver la señal de la ruta 66 pintada.

En Kingman, hay muchas opciones de alojamiento y puedes aprovechar para ver los diferentes edificios históricos de la ciudad de finales del s. XIX y principios del s. XX. Partes del parque donde se encuentra la locomotora de vapor de la compañía Atchinson, Topeka & Santa Fe, construida en 1927. Dejando a la derecha la planta generadora, de 1911, convertida en centro de visitantes, te diriges hacia la terminal del tren, construida en 1907. Desde allí, subes por 4th street y dejas a la derecha una antigua escuela de 1896 y llegas al Tribunal del Condado de Mojave, de 1915 y justo al lado la iglesia católica de St. Mary, de 1907.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑