Consejos de viaje

Actualizado a marzo de 2018

Estados Unidos es un país muy cómodo para viajar con niños pero, a la hora de planificar tu viaje, debes tener en cuenta una serie de consideraciones para evitar sustos de última hora o sorpresas desagradables.

Entrada en Estados Unidos

Lo primero a considerar es tener el pasaporte en vigor y con una validez temporal suficiente y haber solicitado obtenido el permiso “ESTA”. Una vez autorizada la solicitud, tiene una validez de 2 años, salvo que en ese período de tiempo cambies el pasaporte y, por tanto, el número de pasaporte al que aquella va asociado. La propia web de la embajada contiene un link a la web donde puedes cumplimentarla. Ten cuidado porque hay otras web no oficiales que se anuncian en internet y te pueden encarecer el coste y/o no servir a tu entrada a los Estados Unidos.

Una vez que llegues a los Estados Unidos, te encontrarás dos filas: una para los que van por primera vez –First Time ESTA– y otra para los demás.

En cuanto a alimentos, debes conocer, sobre todo si vas a viajar con alguien que tenga alergias o intolerancias alimentarias o celiaquía, que la introducción de comida en los Estados Unidos está prohibida o restringida en muchos casos. Y, aun cuando se trate de productos permitidos, los tienes que declarar en la aduana, bajo pena de multa. En estos casos lo mejor es que consultes en la web de la embajada de Estados Unidos la información sobre “Aduanas y protección fronteriza de los Estados Unidos”, que te remite a la página de U.S. Customs and Border Protection, donde podrás consultar la información más detallada. No te confundas con la información que aparece en la web de la Transportation Security Administration (TSA), ya que esta se refiere a los alimentos que se pueden transportar dentro de los Estados Unidos.

En cuanto al equipaje, debes tener en cuenta que la TSA tiene libertad para poder abrirte la maleta (también a la salida del país). Tenlo en cuenta a la hora de introducir contraseñas en las maletas o de poner candados. No obstante, existen candados que sólo pueden ser abiertos por la TSA y que están homologados para ello.

Comer en Estados Unidos

No nos engañemos, comer bien en Estados Unidos no es barato. Las hamburguesas y las pizzas tienen su gracia sólo los primeros días. Por eso conviene que te informes bien de restaurantes que te pueden quedar cerca de alguna de tus rutas y que sean convenientes para los más pequeños. Lo bueno es que las raciones suelen ser grandes y que en muchos restaurantes hay menús infantiles, cosa que tu bolsillo agradecerá. Recuerda que lo comúnmente aceptado es que dejes entre el 15% y el 20% del precio en propina y que algunas veces vendrá incluido en la factura (tip o gratuity).

Si algún miembro de la familia es celíaco, existen posibilidades en algunos restaurantes de Estados Unidos, como el italiano Il Fornaio, el americano Cheesecake Factory, o la hamburguesería Shake Shack, que tiene bollos sin gluten para las hamburguesas. Todos ellos son absolutamente recomendables en cualquier caso.

Seguro médico

En cuanto al seguro médico, debes llevarlo solucionado desde tu país de origen ya que, de lo contrario, no tendrás cobertura médica en los Estados Unidos. Te dejamos la referencia de varias empresas que cubren la asistencia sanitaria en viajes.

Dormir en Estados Unidos

En cuanto al alojamiento, ten en cuenta que los precios que te ofrecen por internet pueden no incluir los impuestos o los cargos adicionales que los hoteles suelen cobrar. Lo normal es que el hotel añada impuestos municipales, tasas turísticas por cada adulto que se aloje y, en algunos estados, un cargo por servicios de resort.

Finalmente, las principales ciudades de los Estados Unidos cuentan con tarjetas y pases que te van a permitir ahorrar dinero y tiempo, si piensas visitar más de tres lugares turísticos en cada ciudad. De ellas te dejamos la reseña de Smart Destinations. Lo mismo ocurre con los parques gestionados por el Servicio de Parques Nacionales, que ofrece un pase anual que te puede salir a cuenta, si tienes pensado visitar más de dos parques en tu viaje a los Estados Unidos.

De compras

Una cadena de outlets muy extendida en Estados Unidos es  Simon Premium Outlets, que tiene centros comerciales prácticamente en todos los estados.  Te puedes dar de alta en su página web para obtener cupones de descuentos adicionales, pero sólo interesan realmente si vas a comprar grandes cantidades. De la misma forma, en la página web Retail Me Not, que recoge un listado de códigos de descuento para aplicar tanto en compras on line como en las tiendas (“in store“). Disponen igualmente de una app tanto para IOS como para Android. Finalmente, si vas a viajar por varios estados, recuerda que los impuestos pueden ser distintos en cada uno de ellos y puede merecer la pena que lo consultes previamente si vas a comprar algo de mucho valor.

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: