Quinta Avenida y Times Square

Actualizado a marzo de 2018

Si, viajando con tu familia, tienes pocos días para visitar Nueva York, esta es una ruta que no te debes perder. Recorre el centro de Nueva York y te permite ver algunos de los edificios más representativos de la ciudad. Eso sí, te llevará todo un día hacerla completa.

La ruta comienza en Times Square (1) pero la puedes comenzar desde cualquiera de los demás puntos. Times Square es la intersección de Broadway con la Séptima Avenida. Quizás sea el lugar más representativo y, desde luego, el más fotografiado de Nueva York. Llena de luces y de pantallas de televisión, la luz artificial se come a la natural incluso de día. Solo podrás encontrar un lugar igual en Estados Unidos si vas al Strip en Las Vegas. La plaza se llama así desde que, en 1904, el periódico The New York Times instaló allí sus oficinas. Desde 1907 funciona la gran bola que baja del edificio que se encuentra en el sur de la plaza todos los años para celebrar el año nuevo.

Si bien es cierto que durante los años noventa se reformó toda la zona para hacerla más atractiva al turismo, sigues viendo reminiscencias de épocas anteriores así como algún club para caballeros. La zona en la actualidad es segura para pasear.

Cerca de Times Square podrás encontrar la mayoría de los teatros de Broadway. La organización Theatre Development Fund (2) tiene en Times Square, debajo de la escalinata roja que hay en la plaza, un punto de venta de entradas para musicales con descuento. Te dejamos la referencia de la app para IOS de la fundación, TKTS, donde podrás tener información on line de todo esto. Si quieres ver un musical, déjalo para otro día porque en este no te dará tiempo.

De la misma forma, en los alrededores de Times Square, encontrarás multitud de atracciones idóneas -nada baratas- para los más pequeños, de las que podrás elegir alguna para hacerla en la ruta: el museo de cera de Madame Tussauds (3) o, al lado, la colección de rarezas de Ripley’s Believe It or Not! (4), el mundo en miniatura de Gulliver´s Gate (5) o la recomendable experiencia interactiva de National Geographic Encounter(6), para sumergirte en el oceano pacífico, interactuar con leones marinos o ser tragado por una ballena. Todo a través de lo más puntero en nuevas tecnologías, que te servirán de excusa para escapar por un rato de la muchedumbre de la zona y concienciarte un poco más con el medio ambiente. Más al norte, podrás probar con Spyscape (7) si quieres vivir una aventura de espionaje, siempre que los que participen se desenvuelvan bien con el idioma.

Desde allí, puedes bajar un momento hasta el mítico Madison Square Garden (8) o continuar paseando hasta Bryant Park (9), donde se encuentra la Biblioteca Pública de la ciudad. La plaza está especialmente bonita en navidad -y todo el invierno- ya que montan el Winter Village, con un mercadillo y una pista de patinaje. En verano, los lunes al anochecer, se suele organizar un cine al aire libre apto para toda la familia. Si tienes tiempo, puede ser muy divertido para los más pequeños cenar al aire libre y despues ver la película para practicar el inglés. Llévate una manta y algo de abrigo. También en verano, los jueves a la hora del almuerzo, se representan numeros musicales de espectaculos de Broadway y Off Broadway, lo que puede ser otra buena excusa para comer en el parque al aire libre. Consulta su página web en cualquier caso.

Después puedes bajar al Empire State Building (1931, 384 metros). Te recomendamos que hayas adquirido previamente la entrada o algún pase turístico para evitar las colas (10). Aún así, tendrás que esperar algo para subir a la terraza. El edificio tiene en su planta 86 el observatorio principal, al aire libre. Existe una plataforma superior, en la planta 102, desde donde podrás ver el Central Park.

Si sigues bajando por la Quinta Avenida, llegarás hasta el Madison Square Park y podrás ver otro de los edificios más emblemáticos de la ciudad, el Flatiron Building (1902, 89 metros) (11). Subiendo por Madison Avenue o Park Avenue, llegarás a la Estación Central (12), construida en 1913. No dejes de fijarte en el reloj que hay en el vestíbulo principal ni de bajar a la Galería de los Susurros, cerca del Oyster Bar. Si susurras algo cerca de una de las columnas, quien esté justo en la opuesta te podrá oír.

En tu camino a la estación, si miras a las alturas, hacia el este, desde la Calle 42, podrás observar el Edificio Chrysler (1930, 318 metros) (13), de estilo Art Deco, que fue durante 11 meses el edificio más alto del mundo hasta que se construyó el Empire State Building.

Saliendo de la estación, puedes volver a la Quinta Avenida y recorrer una parte para observar las tiendas más lujosas de Manhattan. Tampoco te pierdas la clásica Tiffany & Co (14), la joyería abierta en 1940 en la esquina con la Calle 57, inmortalizada en la película Desayuno con diamantes. Si quieres desayunar, la joyería ha abierto una cafetería – desaconsejable con niños pequeños -, The Blue Box Café, pero reserva con antelación.

La Catedral de San Patricio (15), inaugurada en 1879, es la catedral católica de estilo gótico sede de la Archidiócesis de Nueva York. Se encuentra en la esquina con la Calle 50.

Desde la Quinta Avenida puedes acercarte al MoMa (16), el museo de arte contemporáneo de Nueva York, donde podrás admirar obras de Van Gogh, Picasso, Matisse, Pollock o Monet, entre otros muchos. La mayoría de obras se concentran la planta quinta. Los viernes la entrada es gratuita pero consulta la disponibilidad y horarios en su pagina web. Y prepárate ese día para largas colas y el museo lleno. Nuestra recomendación es ir un par de horas antes de cerrar para que no haya tanta gente. Probablemente al salir te entretengas con la tienda del museo. Seguro que los más pequeños han estudiado alguna obra en el colegio y siempre les gustará verla in situ. Sobre todo algunas de las más espectaculares como Los Nenúfares, de Monet, Las Señoritas de Avignon o Los Tres Músicos, de Picasso y La Danza, de Matisse. Te dejamos el link de una audioguia del MoMa, que podrás llevar en el movil -hay Wifi gratuito en todo el museo– aunque también se ofrecen audioguías allí.

Al salir del museo podrás acercarte a la escultura LOVE (17), de Robert Indiana, mundialmente conocida y replicada en muchas ciudades. Muy cerca de allí se encuentra igualmente la escultura HOPE (18), del mismo autor.

Después puedes pasar por el Radio City Music Hall (19) y el Rockefeller Center (20) para terminar en la famosa pista de patinaje. En invierno montan otras pistas de patinaje no tan emblemáticas pero sí más grandes y más baratas: en Bryant Park y en Central Park. Justo al lado tienes el centro comercial de Saks (21) y la tienda de Lego (22). Si viajas con niñas pequeñas no dejes de visitar American Girl Place (23), donde podrás vestir a la muñeca igual que a tu hija.

Si no has subido al Empire State o quieres repetir la experiencia, tienes aquí el Top of the Rock (24), otro mirador para tener una panorámica igual de espectacular de la ciudad, incluyendo Central Park y el propio Empire State.

Tres lugares para comer o cenar pueden ser el John’s Pizzería (25), Shake Shack (26) o Junior’s (27), famoso por su cheesecake, todos muy cerca de Times Square y adecuados para ir con nillos. Si eres capaz de hacer la cola -ya que no reservan-, puedes intentar comer en Ellen`s Stardust Dinner (28), famoso porque sus camareros no solo atienden las mesas sino que cantan canciones de los más famosos musicales de Broadway. Todos ellos aspiran a formar parte de un musical y de hecho algunos lo consiguen. Su lema: “from burguers to Broadway“. El ambiente encantará a los más pequeños -y a toda la familia- pero no esperes mantener grandes conversaciones durante la comida.

Para dar rienda suelta a la tarjeta de crédito, la zona más adecuada es la que se encuentra en los alrededores de la Calle 34 entre la Quinta y la Séptima Avenida, en los alrededores de Herald Square (29), plaza que recibe tambien su nombre por el periodico que se instaló en ella.  Allí también encontrarás el centro comercial de Macy’s (30) el Mahattan Mall (31).

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑