De Hollywood a Beverly Hills

Toda la familia va a disfrutar de esta etapa en Hollywood y Beverly Hills. Un buen punto donde comenzarla puedes ser el Observatorio Griffith, desde donde obtendrás una bonita panorámica de la ciudad así como del cartel de Hollywood.

Si llegas en coche al Observatorio y está cerrado, no tienes que pagar el aparcamiento, así que pregunta después de estacionar. La entrada al observatorio es gratuita, salvo en algunas instalaciones como el Planetario. El planetario tiene varias exhibiciones. Si viajas con niños menores de 5 años, ten en cuenta que solo son admitidos a la primera exhibición del día. No obstante consulta en la página web.

La siguiente parada la puedes hacer para ver el famoso cartel de Hollywood, al que ya no se puede acceder. Un punto muy práctico desde el que poder fotografiar el cartel es el cruce de Mulholand Hwy con Canyon Lake Drive. Puedes dejar el coche al final de la cuesta y subirla andando para acercarte más al cartel.

De allí, puedes coger el coche para visitar el paseo de la fama en Hollywood Boulevard. Puedes aparcar en el centro comercial Hollywood & Highland justo al lado del Teatro Dolby, célebre por albergar la ceremonia de los Oscar. Dependiendo del tiempo y del presupuesto, podrás dedicarle más o menos tiempo a esta zona. Tanto el Teatro Dolby como el Teatro Chino organizan tours guiados. En el Teatro Chino podrás también ver una película de cine o buscar las huellas de tu artista favorito, tanto del Hollywood clásico como de estrellas actuales.

En el paseo de la fama, podrás jugar a localizar la estrella de tu artista favorito o, más interesante, a buscar algún actor reconocido que aún no la tenga. Cada estrella tiene un signo que identifica la industria a la que pertenece: una cámara cinematográfica para la industria del cine, un televisor para la televisión, un gramófono para la de la música, un micrófono para la radio y una máscara para el teatro.

Prácticamente delante del Teatro Chino, encontrarás el hotel Roosevelt, construido en los años 20 y que desde entonces ha alojado a muchas estrellas de Hollywood y aún sigue siendo sede de alguna de las fiestas que se celebran después de la gala de los Oscar.

Como curiosidad cinematográfica, justo al otro lado del teatro Dolby, en la Avenida Las Palmas, se encuentra el Hotel Las Palmas, donde se rodó la escena final de Pretty Woman.

Desde allí, puedes coger el coche y pasear por todo Sunset Boulevard hasta llegar a Beverly Hills y Bel Air. En tu camino puedes parar en la zona comercial de Sunset Plaza o en el Hotel Beverly Hills, abierto desde 1912 y en el cual la habitación no baja de los 1.000 dólares.

Para rematar esta ruta “del lujo”, puedes acabar en Rodeo Drive y en el hotel Wilshire, dando un paseo por la tan conocida calle, admirando los escaparates y, si el bolsillo lo permite, entrando en alguna de ellas. En las calles adyacentes, hay restaurantes entre los que podrás elegir para cenar. En la calle North Beverly Drive, paralela a Rodeo Drive, podrás encontrar una opción no tan cara en Cheesecake Factory y probar sus hamburguesas y sus tartas.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑