Consejos de viaje

Actualizado a abril de 2018

¿Cuándo ir?

Cualquier época del año es buena para conocer Almería así que, si puedes, intenta hacerlo fuera de los meses de julio y agosto. De forma que, si quieres combinar buen tiempo, temperaturas suaves, posibilidad de meterte en el mar y evitar las aglomeraciones, los mejores meses son mayo, junio, septiembre y octubre.

¿Dónde alojarte?

Si quieres viajar con la familia por el Parque Nacional de Cabo de Gata, un buen lugar donde establecer tu centro de operaciones es San José. Pero si eres de los que prefieres espacios más íntimos, el parque está salpicado de pequeños cortijos. Existen también pueblos más pequeños con mucho encanto con Las Negras o Agua Amarga, pero se trata de opciones más caras.

A la hora de meterme en el mar

Compra unos escarpines para los peques e incluso para los mayores. Suele haber muchas piedras en las playas. Aunque hay excepciones, como la playa de Mónsul

Aprende a entender el viento ya que puede arruinarte magnifico día de playa. Si sopla levante, intenta las playas de poniente (p.e. la Playa de Las Salinas) y, si sopla poniente, prueba las playas de levante (p.e. la Playa de Los Genoveses).

Ten cuidado siempre con el mar y con los niños pequeños: hay playas muy escarpadas en las que cubre muy rápido. Si sumamos a esta circunstancia un elevado oleaje, nos da como resultado un baño peligroso para los pequeños.

Si viajas con niños muy pequeños, lo mejor será que te quedes en las playas que están en los mismos pueblos, porque tendrás a mano todos los servicios. Así, como mejores opciones, tienes, la playa de San José o la de Carboneras. Si son un poco más mayores, ya puedes intentar con playas como la de Mónsul, Los Genoveses, el Playazo de Rodalquilar o la playa de Las Salinas. Y si ya están preparados para caminatas y para ascensos y descensos por los acantilados, ya puedes decantarte por cualquiera de las calas que se reparten por todo el litoral o bajar a la playa de Los Muertos.

Toma todas las precauciones necesarias para el sol, incluso fuera del verano. La brisa permanente que hay hace que te olvides del calor y te acabas quemando.

¿Qué comer?

En Cabo de Gata hay muy buenos sitios para comer y no necesariamente tienen por qué ser restaurantes. Muchas veces, con un par de tapas en algún bar o alguna terraza al aire libre puedes haber comido o cenado sin problema. Prueba los “cherigan”, las tostadas de ajoblanco, los boquerones fritos, la caldereta de pescado o la gamba roja de Garrucha. No te dejes tampoco el aceite del Desierto de Tabernas, una delicia para el paladar.

Información práctica

Por último, te dejamos la información publicada por la Junta de Andalucía sobre el parque. Con esto, ya estás listo para poder irte con tu familia a recorrer uno de los parques naturales más bonitos que ofrece Andalucía.

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑