Ocean Drive

Es una de las zonas más famosas de Miami, no sólo por su vida nocturna sino también, y, sobre todo, por su estilo Art Decó y sus blancas y soleadas playas. Estamos hablando de Ocean Drive, en South Beach. Escenario de muchas películas de Hollywood, como Algo pasa con Mary, Una jaula de grillos o Scarface, no hace falta decir que debes incluirlo en la agenda de tu próximo viaje en familia a Miami.

Se trata de un itinerario al que puedes dedicar un día entero, si decides quedarte a disfrutar la playa de South Beach. De lo contrario, no te debería llevar más de medio día, salvo que te entretengas en Lincoln Road Mall con las tiendas.

Precisamente la ruta comienza en Lincoln Road Mall (1), que, pese a su nombre, no es sino una calle peatonal llena de tiendas, boutiques, restaurantes y cafeterías de estilo mediterráneo y Art Decó. Lo llaman la Quinta Avenida del sur y también lo han comparado con Rodeo Drive, pero quizás esto pueda ser un poco exagerado. Lincoln Road fue diseñada por Carl Fisher en 1920, pero fue Morris Lapidus quien, en 1960, la convirtió en la calle peatonal que es ahora.

Lo cierto es que es un lugar muy agradable para salir de tiendas si el tiempo acompaña y no hace mucho calor. Si quieres hacerte una idea del directorio de comercios o de su distribución, puedes descargarte la app disponible para IOS y Android.

Desde Lincoln Road, puedes dirigirte a la playa dejando a tu izquierda el Hotel Loews (2). El trayecto es largo por lo que puedes valorar el volver a coger el coche para acercarte. A partir de aquí puedes decidir entre ir a la playa a pegaros un chapuzón en familia (3) o dar un paseo por Lummus Park (3), en Ocean Drive.

Si por algo puede ser interesante Ocean Drive es por la colección de edificios de estilo Art Decó “tropical” que abundan en la zona. Con sus fachadas de tonos pastel, líneas rectas y formas geométricas, son muchos los edificios que podrás admirar. Algunos de ellos son hoteles por los que incluso podrás pasar a ver sus vestíbulos. Prácticamente todos datan de la década de los 30.

Quizás lo más interesante sea que te acerques primero al Art Decó Welcome Center (5), un centro operado desde 1977 por la MDPL (Liga de preservación del diseño en Miami). En el centro, encontrarás un pequeño museo que te permitirá conocer mejor los diferentes estilos arquitectónicos que te podrás encontrar en Ocean Drive. Tiene reproducciones a escala de los edificios más representativos. También organiza visitas guiadas por el distrito por si te quieres apuntar a alguna.

Si lo decides hacer por tu cuenta y tampoco perderte entre los innumerables edificios que te podrás encontrar, te dejamos la referencia de algunos de ellos.

Primero, el Essex House Hotel (6), construido en 1938 por Henry Hohauser, un arquitecto que firma algunos otros edificios del distrito. A su lado, el Clevelander Hotel (7) se encuentra justo enfrente del Art Decó Welcome Center y que fue construido en 1938 por Albert Anis, otro de los arquitectos más conocidos de la época en Miami, autor también del Hotel Leslie. El edificio fue renovado en 2009 y ahora alberga un hotel para adultos.

Subiendo un poquito más, te encontrarás con una mansión que bien merece una parada. Se trata de la Villa Casa Casuarina (8) construida y diseñada por Alden Freeman en 1930, inspirándose en el estilo del Alcázar de Colón, uno de los palacios más emblemáticos de la ciudad de Santo Domingo en República Dominicana. Esta casa fue muy conocida por haber sido el lugar donde vivió y fue asesinado el diseñador italiano Gianni Versace. Parece que el nombre de la mansión deriva del único árbol que quedó en la parcela tras un huracán y que Alden Freeman se vio obligado a cortar para iniciar la construcción. El árbol era un pino australiano, también denominado Casuarina equisetifolia.

Desde allí, te puede dirigir hasta el Hotel Leslie (9), construido en 1937 en un tono amarillo fuerte por Albert Anis y renovado en 2014.  Justo al lado se encuentran el Hotel Carlyle (10), construido en 1939 por Richard Kiehnel and John Elliot, y el hotel Cardozo, obra del arquitecto Henry Hohauser. Inaugurado en 1939, es ahora propiedad de Emilio y Gloria Estefan. Ambos hoteles han salido en innumerables películas de Hollywood.

Por último, puedes dejarte caer por Española Way, una calle peatonal diseñada y construida en los años 20. Tiene mucho encanto y está llena de casas de estilo colonial, restaurantes y terrazas, con todos los estilos de cocina: mexicana, cubana, japonesa o italiana. Si quieres salir de las franquicias habituales, también puede ser el lugar para encontrar alguna tienda curiosa.

En cuanto al aparcamiento, simplemente recordarte que suele ser caro, sobre todo cuanto más próximo estés de Ocean Drive. No obstante, te dejamos la referencia de algunos aparcamientos en la zona de Lincoln Road Mall (13 y 14) y también en los aledaños de Ocean Drive (15 y 16).

Kennedy Space Center Visitor Complex

Kennedy Space Center Visitor Complex es un sitio fantastico si quieres viajar a la Nasa con niños. Contiene multitud de recursos sobre el espacio relacionados con acontecimientos que a los más pequeños les va a resultar familiares: la llegada del hombre a la luna o los viajes a marte. Desde bien pequeños, tus hijos estudian el sistema solar por lo que éste puede ser un buen momento para poner en práctica estos conocimientos.

El Kennedy Space Center Visitor Complex está ubicado en Merritt Island, Florida, y es el mejor lugar para acercarte con los niños a conocer la historia de la NASA. La visita te puede llevar un día entero.

Historia

El origen del centro se remonta a 1962, cuando la NASA (National Aeronautics and Space Administration) construye allí su centro de operaciones de lanzamiento, el Kennedy Space Center, contiguo a las instalaciones de la CCAFS (Cape Canaveral Air Force Station) que ya venía operando años atrás.

Desde este centro se desarrollaron los primeros programas espaciales Mercury y Gemini y se lanzó el Apollo 11 en 1969, haciendo realidad la llegada del hombre a la Luna. En la actualidad, todas las instalaciones reciben el nombre de Cape Cañaveral Spaceport y sigue albergando el lanzamiento de operaciones no tripuladas al espacio. Desde que Alan B. Shepard, el 5 de mayo de 1961 protagonizó el primer vuelo espacial tripulado de los EEUU -23 días antes lo había hecho en la Unión Soviética Yuri Gagarin-, el número de visitantes a las instalaciones empezó a crecer hasta que en 1967, se inaugura el Kennedy Space Center Visitor Complex.

El recorrido

Una vez llegas al centro y hayas dejado el coche en el aparcamiento (1), dirígete a la taquilla (2) a comprar las entradas, si no las has adquirido on line previamente. Tienes fundamentalmente dos opciones: una, con un tour estándar en autobús y otra, con un tour más detallado. La diferencia entre uno y otro es de unos 20 dólares. Tú decides. El estándar por sí sólo ya es muy detallado.

Te dejamos una propuesta de itinerario que resulta idóneo si vas a viajar con niños a la Nasa y también se ajusta a cualquier persona que quiera conocerla.

Despues de dejar a tu izquierda el centro de información (3), pasarás el control de entrada (4) y desde allí lo mejor es que te dirijas directamente a las instalaciones del transbordador espacial Atlantis (5), en las que se recrea el proceso de diseño y construcción del transbordador espacial Atlantis -cuyo primer lanzamiento tuvo lugar en 1985-.

El transbordador espacial Atlantis

Existen tres lugares en Estados Unidos para ver un transbordador espacial:

  • Kennedy Space Center Visitor Complex en Florida, donde podrás ver el Atlantis.
  • Intrepid Sea, Air & Space Museum en Nueva York, donde se encuentra el Enterprise.
  • California Science Center en Los Angeles, que alberga el Endeavour.

La visita incluye varias proyecciones y te permite ver el transbordador mismo. En la sala encontrarás diversas actividades que entretendrán mucho a los niños, especialmente un simulador del lanzamiento de un transbordador espacial, en el que merece la pena montar o una pequeña actividad que recuerda la estación espacial internacional suspendida en el vacío.

También se encuentra aquí la exposición Forever Remembered, dedicada a los accidentes del Challenger en 1986 y del Columbia en 2003. En el exterior, el Space Mirror Memorial recuerda a los astronautas que perdieron la vida en la carrera espacial.

Apollo/Saturn V Center

Desde allí, te puedes dirigir al tour en autobús (6) que, durante 20 minutos te acerca a los lugares de construcción y lanzamiento de los cohetes, así como a las plataformas gigantes con los que lo desplazan. En el tour, podrás ver el edificio de ensamblaje de vehículos (7), que llegó a ser el más grande cuando se terminó su construcción en 1965. En el camino, si te fijas bien, podrás ver algún cocodrilo.

El autobús te puede dejar en el Apollo/Saturn V Center (8), donde podrás ver el gigantesco cohete Saturn V, que se utilizó en el programa Apollo. También te sentarás en centro de control que se utilizó para el lanzamiento del Apollo 8, la primera misión tripulada en orbitar la luna y revivirás ese momento. También recoge una exhibición de instalaciones y artefactos relacionados con el programa del Apollo 11 y la llegada del hombre a la luna el 20 de julio de 1969.

Cine IMAX 3D

El autobús tarda unos 20 minutos en llevarte de nuevo al Kennedy Space Center Visitor Complex. De vuelta allí podrás disfrutar de un cine IMAX 3D que programa dos películas en diferentes pases a lo largo del día. No hay viaje con niños que no se complemente perfectamente con un cine 3D. Y si te queda tiempo puedes visitar la exposición Heroes and Legends (10) y el Rocket Garden (11), donde se rinde homenaje a los tres programas espaciales Mercury, Gemini y Apollo.

Recursos

En la página web del centro ofrecen información sobre los lanzamientos de cohetes oficialmente programados. Si tu visita coincide con alguno de ellos, no dejes de aprovechar la ocasión. Uno de los lugares habilitados para ello se encuentra justo al lado del Apollo/Saturn V Center, el Banana Creek Launch Viewing (12).

El centro cuenta con una app con información sobre horarios y características de las diferentes instalaciones para IOS y Android, que podrás utilizar ya que hay WiFi gratuita. Pero no ofrece mucha más información que la de los folletos que te entregarán al entrar al recinto. Así no gastarás batería.

De la misma forma, la NASA dispone de una página fantástica en español con recursos para los más pequeños. Se llama Nasa Space Place y contiene mucha información para los niños sobre nuestro sistema solar y el universo, así como sobre muchas curiosidades relacionadas con la tecnología espacial.

Déjales que se metan en la página web y que vayan descubriendo los recursos que contiene. Si vas a viajar con niños a la NASA, es el complemento perfecto para que ellos la vayan preparando y entiendan mejor lo que van a ver allí.

Orlando

Orlando es la capital del Condado de Orange en Florida y es mundialmente conocido por los parques temáticos que alberga, lo que le convierte en objeto de deseo de los más pequeños de la familia. De hecho, prácticamente todo el mundo que visita Orlando lo hace para pasar unos días en todos o alguno de los parques.

Sin embargo, nuestra recomendación es dedicar los fines de semana o los días en que los parques puedan tener más afluencia, para desconectar de toda la fantasía y salir a conocer la ciudad, visitar alguna playa o recorrer alguno de los outlets y centros comerciales dispersados por toda la ciudad.

Una alternativa para la mañana puede ser dar un paseo en aerodeslizador por alguno de los más de 100 lagos que hay repartidos por Orlando. Te dejamos la reseña de una de las empresas que se dedican a ello, Black Hammock Airboat Rides (1), que se encuentra a una media hora en coche de la ciudad, en la orilla sur del Lago Jesup.

Recuerda llevar monedas para poder pagar el peaje a la salida de la autopista. Mientras esperan, los niños pueden dar de comer a los cocodrilos con una especie de caña de pescar y después del tour, podrán hacerse una foto con una cría. Si les gustan los cocodrilos, puedes acercarte a Gatorland (2), para vivir una experiencia más intensa con estos reptiles tan simpáticos. Gatorland fue el primer parque temático de Orlando. Abrió sus puertas en 1949 y su atracción principal era un cocodrilo de casi 5 metros de largo. Sobrevolando semejantes ejemplares, hay una tirolina que recorre parte del parque.

De la misma forma, le puedes dedicar una tarde a dar un paseo por la archiconocida International Drive, uno de los principales puntos turísticos de Orlando. Todo tiene un sabor muy americano y a algunos le parecerá un poquito extravagante, pero merece la pena que te acerques un día a cenar y aproveches para recorrerla en coche o andando. La gran cantidad de luces seguro que hará que llame mucho la atención de los más pequeños.

La ruta comienza en el aparcamiento que hay al lado del centro comercial de Pointe Orlando (3), donde encontrarás tiendas de las marcas más comerciales y algunos restaurantes. Desde allí podrás contemplar a lo lejos el Hyatt Regency Orlando Expansion Tower (4), uno de los edificios más altos de Orlando (2010, 130 metros). Justo doblando la esquina se encuentra uno de los edificios más conocidos de la avenida: Wonder Works (5) que, en realidad, no es una casa, sino un laboratorio que se encontraba en el triangulo de las Bermudas y que como consecuencia de una explosión salió disparada y aterrizo en Orlando, pero vuelta del revés. En definitiva, un parque de entretenimiento que vende el carácter didáctico de sus atracciones. Por lo menos, la foto la merece.

Puedes subir al coche de nuevo y acercarte al campo de minigolf de Pirate’s Cove (6). Muy cerca de allí, se encuentra la noria de Orlando, Coca Cola Orlando Eye (7), si bien las vistas no son comparables a las que se tienen desde el London Eye. Otro lugar donde te podrás hacer una foto o entrar, si eres aficionado a sus excentricidades, es la casa inclinada que alberga la atracción de Ripley’s Believe It or Not (8). Por último, si no te quieres complicar con la cena, puedes ir al Mc Donald’s que se anuncia como el más grande del mundo (9). La avenida cuenta con parques de atracciones y parque acuáticos, pero la idea es desconectar.

Y si lo que te gusta es entregarte al consumismo, te dejamos la referencia de varios centros comerciales: Orlando International Premium Outlets (10), Orlando Vineland Premium Outlets (11) o The Mall at Millenia (12). Te puedes dar de alta en cualquiera de las paginas web de Premium outlets para obtener cupones de descuentos adicionales, pero sólo interesan realmente si vas a comprar grandes cantidades. De la misma forma, en los Outlets puedes encontrar entradas con descuentos para los parques temáticos. A veces encuentras buenos precios.

Por último, si decides no alojarte en los hoteles de los parques temáticos, te dejamos la referencia de dos opciones, con buena relación calidad precio. La primera, muy cerca de International Drive y de Sea World, el Hotel Residence Inn by Marriott at SeaWorld (13) y otra, más alejada, pero más grande y con infinidad de posibilidades de ocio, los apartamentos Holiday Inn Club Vacations at Orange Lake (14), muy cerca de Disney’s Animal Kingdom.

 

Saint Petersburg

¿Quién te iba a decir que San Petersburgo es una ciudad que está en Florida? Y más aún ¿Quién te iba a decir que allí ibas a encontrar una de las mayores colecciones de la obra de Salvador Dalí fuera de España? Si a eso le añades la posibilidad de disfrutar de algunas de las mejores playas de los Estados Unidos, poco más se puede decir para que te des cuenta de que no puedes dejar escapar esta oportunidad y disfrutar de un día en familia espectacular. Todo en poco menos de 150 kilómetros de costa en una zona que presume de tener 361 días de sol al año.

Esta etapa de tu viaje en familia te va a llevar un día completo y te permitirá combinar varios elementos que no suelen darse juntos de manera muy habitual: naturaleza, arte y deliciosas playas.

El punto de partida de tu ruta es el Museo de Salvador Dalí (1) en San Petersburgo, que alberga la mayor colección del genio español fuera de Europa: ilustraciones, dibujos, pinturas, objetos y fotografías relacionadas con el artista, de su época surrealista sino también de su época impresionista y post-impresionista.  Un total de más de 2.100 obras de arte, coleccionadas por Reynolds y Eleanor Morse durante cuarenta años hasta que en 1970 decidieron donar su colección, abriéndose el museo unos años después, en 1982. No te pierdas La desintegración de la persistencia de la memoria o El torero alucinógeno, por destacar sólo dos de las pinturas que te podrás encontrar allí.

Te puedes descargar la aplicación del museo para IOS y para Android. El museo cuenta con una guía específica para niños y una sala donde los mayores de 13 años pueden participar en una experiencia 3D para meterse dentro de uno de los cuadros de Dalí. Puede ser muy interesante jugar con los más pequeños a descubrir las ilusiones ópticas que se esconden en muchos de sus cuadros. Si descubren más de 8, les darán un premio a la salida. Algunas de las obras pueden no ser aptas para los niños.

Recuerda que no dejan entrar con mochilas al museo. Déjalas en el coche o en alguna de las taquillas que hay justo antes de acceder al edificio.

En función de la hora a la que llegues a San Petersburgo, podrás comer bien por la zona de Central Avenue (2) o, un poco más alejado, en John’s Pass Village & Broadwalk (3).

Si hace tiempo de playa, tendrás que realizar la más difícil elección: decidir en cuál de las playas de la ciudad vas a terminar el día. La opción más sencilla, si has comido en John’s Pass Village, es acercarte a la playa de Madeira (4) al otro lado de la carretera. Hacia el norte, tienes las playas de Clearwater (5), clasificadas como una de las mejores playas de los Estados Unidos, aunque te costará encontrar aparcamiento. Si quieres algo menos bullicioso, puedes acercarte a la cercana playa de Sand Key Park (6), que tiene hasta barbacoas o, algo más retirada, a la playa de Pass-a-Grille (7), en donde se encuentra el Hotel Don CeSar (8), un hotel pintado todo de rosa y blanco, construido en 1928 , que constituye uno de los iconos de la ciudad.

Si te has quedado en Clearwater, el día lo puedes terminar en el Muelle 60 (9) para ver la puesta de sol, mientras te das un paseo por el mercadillo que se monta en el propio muelle al atardecer.

Si eres de los que madrugas, antes de ir al museo Dalí, puedes acercarte a Weedon Island Preserve (10), una reserva de naturaleza que tiene varias rutas para explorar la zona y una torre de observación que, si la visibilidad es buena, te permite tener vistas de la bahía de Tampa y de la ciudad de San Petersburgo. Otra opción es ir a De Soto National Memorial (11), gestionado por la Red de Parques Nacionales. De viernes a domingo, a las 9:30 de la mañana, organizan excursiones en kayak con rangers especializados.

Walt Disney World Orlando

Disney World se construye en Orlando básicamente porque el parque de Anaheim, en California, se había quedado pequeño y la especulación de los terrenos adyacentes había complicado mucho la expansión del parque.

Sabiendo esto, Walt Disney, a través de compañías interpuestas, compró en 1965 terrenos en el Condado de Orange (y en menor medida en el de Osceola), ambos en el Estado de Florida, donde el clima era similar al de California. Y lo hizo en forma tal que no tuviera problemas para construir nuevas instalaciones. Fruto de todo aquello, nació en 1971 Magic Kingdom. Ocho años después abrió Epcot. Disney’s Hollywood Studios se inauguró en 1989 y el último parque en incorporarse a la familia fue Disney’s Animal Kingdom, en 1998.

El gran merito de Disney fue desvincular el concepto de parque temático de un lugar para adolescentes lleno de atracciones peligrosas y convertirlo en un parque familiar.

Todo ello, se completó con multitud de resorts de diferentes categorías, campos de golf y dos parques acuáticos (Typhoon Lagoon y Blizzard Beach). Recientemente, se ha incorporado Disney Springs, de acceso gratuito, que completa la oferta gastronómica, comercial y de entretenimiento.

En función de los días de que dispongas, te recomendamos que los visites por el siguiente orden de preferencia: Magic Kingdom, Disney’s Hollywood Studios, Disney’s Animal Kingdom y, por último, Epcot, quizás menos atractivo para niños pequeños.

No vamos a incluir ningún itinerario recomendado, dado que todo va a depender de las preferencias de cada uno y de la edad de los diferentes miembros de la familia. Nos vamos a limitar a incluir una serie de recomendaciones que pueden hacer que tu visita sea más provechosa. Ahora bien, existen una serie de imprescindibles que no puedes dejar de ver:

  • Disney Festival of Fantasy Parade, una cabalgata de todos los personajes Disney en Magic Kingdom.
  • Pirates of the Caribbean, en Magic Kingdom.
  • Big Thunder Mountain Railroad, en Magic Kingdom (a partir de 102 cm).
  • Space Mountain, en Magic Kingdom (a partir de 112 cm).
  • Happily ever after, el show de cierre en Magic Kingdom.
  • Fantasmic!, el show de cierre en Disney’s Hollywood Studios.
  • The Twilight Zone Tower of Terror, en Disney’s Hollywood Studios (a partir de 102 cm.).
  • Avatar Flight of Passage, la experiencia más sofisticada de Disney en 3D, en Disney’s Animal Kingdom (a partir de 112 cm.).
  • Expedition Everest, en Disney’s Animal Kingdom (a partir de 112 cm.).
  • Festival of the Lion King, un show de música y acrobacia en Disney’s Animal Kingdom.
  • Tree of Life Awakenings, un espectáculo de imagen y sonido proectados sobre el árbol que preside el parque, al anochecer en Disney’s Animal Kingdom.

¿A qué edad es conveniente ir?

Es una pena porque no se acordarán después, pero cuanto más pequeños son, más disfrutan. La edad mínima oscila entre 2 y 3 años y que, al menos, ya puedan caminar. No hay edad máxima.

En cuanto a los más pequeños, incluso si ya no usan carrito, puede ser buena idea llevarlo ya que las distancias son largas. Aunque hay carritos en los parques, es mejor llévatelo de casa o comprar uno plegable barato en algún centro comercial antes de llegar al hotel. De lo contrario, perderás tiempo al entrar al parque alquilando el carrito y no te garantizan la disponibilidad cuando llegues.

¿Cuántos días voy?

En función de los días que quieras dedicar a los parques, recuerda que cuantos más días reserves, más barata es la entrada, de forma que, por ejemplo, la diferencia entre cuatro y cinco días es muy pequeña y te puede interesar el paquete de cinco para dedicarle dos días a Magic Kingdom y uno a cada uno de los demás parques. En total, cinco días.

Si ya has visitado algún otro parque Disney en algún otro país, nuestra recomendación es que visites Magic Kingdom sólo un día y, si vas ajustado de presupuesto, prescindas de Epcot y los otros dos días se los dediques a Disney’s Hollywood Studios y, si los niños son mayores, a Disney’s Animal Kingdom. En total, tres días.

A partir de aquí la cosa se complica ya que te ofrecen la opción hopper, que te permite visitar varios parques en un día. Dadas las distancias entre parques, en Orlando no es recomendable.

¿Cómo me organizo?

Una de las mayores comodidades que tiene Disney World es la app de My Disney Experience disponible para IOS y Android. Una vez te das de alta en la página web y vinculas el código de tus entradas a tu perfil, te permite reservar restaurantes, comprobar los tiempos de espera en cada atracción y, lo mejor de todo, gestionar el Fast Pass+ (FP+).

El sistema es muy sencillo. El acceso a todas las atracciones que aparecen con el código FP+ puede ser reservado on line o en la app con 30 días de antelación o con 60 si has reservado el alojamiento en algunos de los hoteles Disney. Cuanto más pronto hagas tus reservas, más posibilidades tendrás de encontrar tus atracciones favoritas. Es increíble ver con qué facilidad se agotan las atracciones más demandadas.

Puedes elegir, como máximo, tres atracciones y una vez hayas montado en esas tres, te permitirá coger otras tres a través de la propia app o en alguno de los quioscos habilitados para ello en los propios parques. La reserva te da un rango horario de una hora para entrar a la atracción a través de una cola mucho más corta.

Antes de entrar al primero de los parques, debes canjear tu entrada por una tarjeta que te dará acceso a los parques por tantos días como hayas reservado. Esto lo puedes hacer el día que entres al primero de los parques, pero también lo puedes hacer antes en el propio hotel, si te alojas en alguno de Disney, o, si no, en el centro de atención al cliente de Disney Springs.

Una vez tengas tu tarjeta, tan sólo tendrás que ir a la cola específica de FP+ y acercarla a los tornos que hay habilitados al efecto. Cuando el color de Mickey cambie a verde, podrás entrar en tur atracción favorita sin esperar largas colas.

Para que tu visita sea placentera y te permita optimizar tu tiempo en cada uno de los parques, te dejamos nuestra recomendación: En la web de Disney puedes ver y elegir qué atracciones te interesan más de cada parque. Una vez que las tengas todas, imprímete un mapa, “píntalas” para ver cuál ha de ser el orden más lógico para visitarlas y sigue nuestras recomendaciones sobre cómo evitar las colas que te describimos a continuación

¿Cómo evitar las colas?

La primera regla consiste en evitar los fines de semana y días festivos, en los que probablemente los parques estén más llenos.

Llega pronto al parque, antes incluso de la hora señalada para la apertura, porque a primera hora las colas para acceder a las atracciones serán mucho menores y así te puedes “ahorrar” un FP+. En función de la previsión de afluencia pueden permitir pasar los tornos antes de la hora oficial de apertura (por lo menos 20 minutos). Así, sólo tienes que esperar a que quiten la cuerda que ponen pasada la entrada del parque para ir a tu atracción favorita. Si es tu primer día, intenta haber canjeado con antelación tu entrada por la correspondiente tarjeta para no perder tiempo en las taquillas del parque.

Si tienes pensado hacer esto, el primer FP+ cógelo aproximadamente 45 minutos/1hora después de la hora de apertura para que te de tiempo a montar en esa primera atracción sin FP+. Si la segunda y la tercera las tienes antes de las 15:00 horas, seguramente podrás coger otras tres atracciones el mismo día de la visita. Recuerda que hasta que no gastes las tres primeras no podrás reservar las tres siguientes.

Ahora bien, si ves que tus atracciones favoritas ya sólo aparecen disponibles por la tarde, no dejes de reservarlas ya que según vaya avanzando el día se irán agotando y puede que te quedes sin ellas.

Otro truco para evitar colas consiste en aprovechar las horas de las comidas (de 12:00 a 14:00) y las cenas (de 17:00 a 19:00 horas). Hay mucha gente en los restaurantes y menos en las atracciones.

En Magic Kingdom, el momento del desfile de la tarde de Disney Festival of Fantasy Parade es idóneo para esperar menos colas en las atracciones. Si vas a estar dos días en Magic Kingdom, aprovecha uno de los dos para subir a alguna atracción durante el desfile. Si vas a estar sólo un día, colócate al inicio del recorrido, en la zona de Frontier Land -en el mapa del parque que te ofrecen a la entrada aparece el recorrido del desfile-. Así, cuando termine el desfile, serás de los primeros en irte y montar en alguna atracción. Aplica lo mismo a los espectáculos de cierre en cualquiera de los parques.

Hay tres atracciones tienen una cola denominada single rider, que avanza más rápido que la ordinaria: Rock ‘n’ Roller Coaster, en Disney’s Hollywood Studios, Test Track by Chevrolet, en Epcot y Expedition Everest, en Disney’s Animal Kingdom.

En cuanto a las comidas, también puedes ahorrar tiempo si a través de la app de My Disney Experience reservas mesa en los restaurantes. Puedes hacerlo con hasta 180 días de antelación. En aquellos restaurantes donde no admiten reserva, también puedes encargar la comida a través de la app para ahorrar tiempo en las colas -lo más práctico-. Una vez hayas reservado y des la orden de que la preparen, recibirás una notificación para recogerla directamente en los puntos habilitados para ello. Ese rato lo puedes aprovechar para buscar mesa.

Encuentros con personajes Disney ¿Cómo lo hago?

Las colas para poder hacerte una foto con alguno de los personajes Disney pueden ser eternas y no merece la pena puesto que puedes organizar alguna comida en un restaurante donde haya personajes Disney. En la app de My Disney Experience tienes que buscar la opción Character Dining.

Cinderella´s Royal Table, en Magic Kingdom es una opción opción a tener en cuenta si algún pequeño miembro de la familia desea conocer a las princesas.

Reserva para comer en alguno de estos restaurantes. Es algo caro, pero ahorrarás mucho tiempo y paciencia esperando en colas.

¿Cómo puedo ahorrar un poco?

El aparcamiento cuesta unos 20 euros por día. Si en un mismo día tienes pensado ir a dos parques, recuerda que no tienes que volver a pagar, siempre que conserves el recibo.

En el parque los restaurantes son bastante caros por regla general, sobre todo aquellos que tienen servicio de mesa. Te puedes llevar comida al parque y aprovechar algún rato de colas para comer. Un sándwich, barritas energéticas o algún snack son siempre muy socorridos. Recuerda que antes de entrar en los parques inspeccionan todas las mochilas.

No podrás calentar la comida en ningún sitio, salvo que se trate de comida para bebés en los centros especialmente habilitados para ellos

En cuanto al agua, te puedes llevar botellas pequeñas al parque para poder rellenarlas en las diferentes fuentes -las más pequeñas que encuentres-. En algunos puestos de comida tienen agua helada sin coste. Sólo tienes que pedirla amablemente.

Llévate el disfraz de casa. Cuando tus hijos vean a todos disfrazados, seguro que querrán también un disfraz de su personaje favorito y el precio de los disfraces no es barato.

No te preocupes por los datos móviles ya que hay WiFi gratuito en todos los parques.

Otra forma de ahorrar en el precio de la entrada es acudir a los puestos de venta con descuento que se encuentran en diversos puntos de Orlando. Los Outlets son uno de ellos. Sin embargo, aunque a veces encuentras precios muy competitivos, nunca vas a tener la garantía de que en el día en el que estés buscando, esté disponible, pero siempre te quedará la posibilidad de comprar la entrada por internet a precio ordinario.

¿Qué precauciones puedo tomar para los más pequeños?

Lleva siempre lleva ponchos largos de agua para toda la familia (y, en su caso, para todos los carritos de bebé o sillas de ruedas). Puede que llueva algún día y esos ponchos de plástico no ocupan nada. También los venden en el propio parque a un precio notoriamente superior. Lleva también algo de ropa de cambio por si los niños se mojan.

Puedes aprovechar las horas de más calor para ver los espectáculos musicales y actuaciones para estar a cubierto.

En todos los parques hay, al menos, un Baby Care Center, en el que encontrarás facilidades como salas para dar el pecho, cambiadores y baños, microondas, cocinas y áreas de alimentación, televisión y una pequeña tienda con todo lo necesario o imprescindible que se te haya podido olvidar.

Información para usuarios con alguna discapacidad

Disney ofrece información sobre las diferentes facilidades que se ofrecen al usuario, así como las restricciones aplicables para cada atracción. En la página web de Disney puedes encontrar toda la información clasificada por parques.

Parques temáticos en Orlando

La principal motivación que mueve a la mayoría a organizar un viaje a Orlando son, no nos engañemos, los parques temáticos. Y, de hecho, son el principal reclamo de la ciudad. Tal es así que sólo el aeropuerto de Orlando recibe del orden de 35 millones de pasajeros al año, alcanzando el total de personas que visitan la ciudad casi los 70 millones. ¿Adivinas el motivo?

Son múltiples las opciones que existen en Florida en lo que a parques temáticos se refiere, pero son tres las que brillan sobre todas las demás: Disney World, Universal y Sea World.

Dentro de Disney World puedes encontrar cuatro parques temáticos:  Magic Kingdom (1), Disney’s Hollywood Studios (2), Disney’s Animal Kingdom (3) y Epcot (4). De los cuatro, los tres primeros resultan imprescindibles. Recuerda que para acceder a Magic Kingdom, necesitas aparcar el coche (5) y dirigirte a un tren (6) que te dirige a la entrada del parque. Para los demás parques podrás acceder directamente en coche (están comunicados entre ellos y con los diferentes hoteles de Disney mediante servicios de autobuses). Disney Springs (7), una zona comercial con restaurantes, teatros, cines y tiendas así como dos parques acuáticos, Typhoon Lagoon y Blizzard Beach, completan la oferta.

En el caso de Universal Orlando, los parques se encuentran muy cerca los unos de los otros: Universal Studios (8) y Universal’s Islands of Adventure (9), a las que se accede por un centro de ocio y entretenimiento, Universal City Walk (10). El aparcamiento (11) te permite acceder a los dos parques. A esto se debe añadir, el parque acuático Universal’s Volcano Bay, algo más retirado del resto.

Finalmente, tienes la experiencia de Sea World, con dos parques: Discovery Cove (12), una verdadera joya dentro de la oferta de Orlando y Sea World (13), propiamente dicho, a lo que se une el parque de agua, Aquatica (14).

Recuerda que el acceso tanto a Disney Springs como a Universal City Walk es gratuito y que si te desplazas en coche de un parque a otro en el mismo día y dentro de la misma cadena, no tienes que volver a pagar el aparcamiento.

En función de cuales vayan a ser tus planes y los días que tengas previsto visitar los parques, te puede interesar contratar los hoteles de los propios parques. Si no vas a usar coche, debes tener en cuenta esta modalidad suele incluir el traslado desde el aeropuerto, disfrutar de horas extra, aparcamiento gratuito y otras ventajas.

Por el contrario, si tienes coche y vayas a hacer más cosas que visitar parques temáticos, tal vez te pueda interesar un hotel fuera de los diferentes parques. Recuerda que en la mayoría de los parques puedes usar las entradas en días no consecutivos.

En cualquier caso, con niños pequeños la mejor opción puede ser un hotel del propio parque. Si ocurre algún imprevisto, uno de los progenitores puede acompañar al menor al hotel y quedarse el resto de la familia en el parque. Puede ser también útil para las siestas, cambios de ropa o para un chapuzón en la piscina en momentos de mucho sol si vas en verano.

Nuestra recomendación es que le dediques tres o cuatro días a los parques de Disney, dos a los de Universal y uno a Discovery Cove, teniendo en cuenta que con la entrada a este ultimo parque, tienes acceso ilimitado durante 14 días consecutivos a Sea World y a Aquatica, por lo que ya tienes cubierta la parte de los parques acuáticos.

Si tienes niños muy pequeños, quizás el parque de Universal Orlando se quede muy grande. La altura mínima para las atracciones más importantes es de 101 cm. De la misma forma, si la principal motivación para ir a Sea World no son los animales sino las atracciones, ten en cuenta que las tres montañas rusas exigen una altura mínima de 138 cm. En el caso de Discovery Cove, la interacción con delfines exige una edad mínima de 6 años y la de tiburones de 10 años.

Lo más importante: disfruta y no esperes verlo todo en un día. Es imposible. Es muy fácil perder la paciencia y no debes olvidar que el protagonista aquí es el niño.

Te dejamos recomendaciones para los diferentes parques temáticos, si bien, en verano, dadas las altas temperaturas, te recomendamos que añadas algún parque acuático.

Walt Disney World
Walt Disney World
Universal Orlando
Universal Orlando
Sea World Orlando
Sea World Orlando

 

 

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: