Mauthausen

Se trata de uno de los episodios más oscuros y tristes de la historia de Austria en particular y del mundo en general. Si en la familia hay niños pequeños o no muy maduros, puede no ser recomendable, pero si son un poco más mayores merece la pena que conozcan esta parte de la historia más reciente y que logren empatizar con el sufrimiento de los seis millones de judíos que murieron en los campos de concentración a manos del nacionalsocialismo alemán durante la II Guerra Mundial. La parte que puede ser más explicita puede ser la exposición “Mauthausen-lugar del crimen, una búsqueda de huellas”.

Unos breves apuntes históricos

El campo entró en funcionamiento desde la anexión de Austria a Alemania -el Anschluss- y estuvo operativo desde 1938 hasta 1945. Desde entonces funcionó como un campo de trabajos forzados, en el que los presos, que inicialmente procedían de Dachau, trabajaron en la cantera contigua al campo, así como en la industria bélica. Pero también funcionó como campo de exterminio.

En sus últimos meses, el campo experimentó una gran superpoblación del campo, como consecuencia del cierre de otros subcampos. Es en esos meses cuando se perpetraron la mayoría de los asesinatos de los presos, de todas las nacionalidades. Se estima que Mauthausen llegó a albergar durante toda su vida en torno a 190.000 presos en condiciones lamentables. Se calcula que 90.000 personas murieron en los campos de Mauthausen, Gusen y los subcampos que los rodeaban. La mera visión de la siniestra red de subcampos en los mapas que tienen expuestos en el Memorial pone el vello de punta. De esos 90.000, se calcula que más de 10.000 fueron asesinados mediante gas letal en la cámara de gas. Aun hoy resulta increíble que se llegara a perpetrar tan terrible asesinato y es bueno que los más jóvenes puedan entender de primera mano que esa salvajada fue real y que ocurrió hace no muchos años. Porque precisamente esa es la misión de los memoriales que se levantaron en todos los antiguos campos.

mauthausen 3

El recorrido

Una vez llegues al Memorial y hayas aparcado el coche (1), la ruta comienza en el centro de visitantes (2) donde te podrán dar información en español sobre el Memorial. En la librería disponen de servicio de audioguía pero también la puedes descargar de la página web del Memorial, si bien en ese caso sólo tienes la versión en inglés y en alemán. Si has llegado a última hora de la tarde, recuerda que el Memorial cierra pronto, pero la cantera queda abierta por lo que lo puedes dejar para el final de tu visita.

El muro de las lamentaciones (klagemauer)

Una vez entras en el campo de concentración, lo que más te llama la atención es el silencio que predomina en el ambiente y la sensación de desolación, como si en ese lugar hubiera un vacío que el tiempo todavía no ha podido llenar, una herida que aun no ha podido cicatrizar. El llamado klagemauer, o muro de las lamentaciones, (3) es un ejemplo de ello. Después de dejar el único edificio que queda en pie de las oficinas de las SS (4) y subir unas escaleras, antes de entrar en el campo llegas al muro. Enfrente de este muro formaban los presos antes de entrar en el campo de concentración y ya allí eran objeto de las primeras humillaciones y malos tratos.

La appellplatz

Despues de atravesar la puerta, puedes observar la cantidad de placas e inscripciones que recuerdan a las personas que murieron en allí. Tan sólo quedan en pie algunos de los barracones que se construyeron entonces y que, en la actualidad siguen por regla general vacíos. Los barracones se disponen en dos hileras paralelas formando de esa manera la appellplatz (5), que era la plaza central donde formaban todos los días los presos para su recuento. Una vez vas entrando en la plaza, dejas a tu derecha la sala de lavandería (6), en cuyo interior se ha habilitado una iglesia. Sólo adelante, podrás ver un ejemplo de cómo eran las celdas (7), donde iban a parar bien los presos que eran detenidos por incumplir los reglamentos internos del campo, bien las personas que venían de otros campos a Mauthausen para su ejecución.

Mauthausen 4

Las exposiciones

El siguiente punto del recorrido es la enfermería (8), que en la actualidad alberga dos exposiciones: “el campo de concentración de Mauthausen 1938-1945” y “Mauthausen-lugar del crimen, una búsqueda de huellas”.

La primera de las exposiciones se ubica en la planta de calle de la enfermería y de una manera muy visual, explica la historia del campo desde su construcción hasta su liberación, así como las repercusiones que tuvo en la posguerra austríaca y europea.

La segunda de las exposiciones se ubica en la planta subterránea que hay entre la cárcel y la enfermería y se centra no solo en el asesinato en masa que se perpetró en el campo sino en la violencia extrema verbal, mental y física que se empleaba de manera habitual en los presos durante todo el tiempo en el que el campo estuvo en funcionamiento. Y es que el asesinato con el gas letal Zyklon B no fue el único. Hay muchos otros ejemplos: las condiciones de internamiento de los presos tan extremas; el hostigamiento sufrido durante los trabajos forzosos en la cantera; la violencia empleada en el día a día con el objeto de acabar con determinados grupos de presos; los fusilamientos durante pretendidos intentos de fuga o las muertes por haber sido arrojados a las vallas eléctricas.

Mauthausen 1

La exposición contiene una sala en la que hay un panel con los nombres de todas las personas que murieron aquí y que han podido ser identificadas. Y termina con un breve recorrido por los lugares más infames de todo el campo: el horno crematorio, la cámara de gas, la sala de ejecuciones y el depósito de cadáveres. Para que te orientes bien, recuerda que, durante el trayecto, después de ver la cámara de gas, sales del sótano de la enfermería a la superficie para luego volver a entrar en el sótano de la cárcel hasta terminar la exposición para salir de nuevo a la superficie. No entres por el sótano de la cárcel sino por la enfermería para hacer bien el recorrido.

Antes de salir del campo

En tu camino de vuelta podrás entrar en alguno de los barracones donde vivían los presos (9) y comprobar cómo en los primeros tiempos había dos salas diferenciadas para dormir y para vivir para luego desaparecer esa división y pasar a ser una única sala para dormir, motivado por la sobrepoblación que sufrieron las personas durante la última época del campo. Saliendo del campo, podrás ver los diferentes memoriales que existen de diferentes nacionalidades (10) hasta llegar a la cantera (11), donde los presos fueron sometidos a trabajos forzosos. Era frecuente que, en la subida de las escaleras, cuando iban cargados, los presos fueran hostigados para provocar su caída y así su muerte.

mauthausen 5

Antes de terminar tu visita pasarás por una zona en la que se ubicó fuera del campo, el campamento de la enfermería (12), donde destinaban a las personas procedentes de otros subcampos que ya no estaba en condiciones de trabajar y allí se les abandonaba hasta su muerte dado que carecían de medicamentos y de comida suficiente. Otra muestra sólo del horror que se vivió en este lugar.

2 comentarios sobre “Mauthausen

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: