Santuarios de animales en Sudáfrica

Hartbeespoort es una zona que se encuentra a una hora en coche de Johannesburgo y Pretoria. Destino muy popular entre sus ciudadanos para los fines de semana, se ha desarrollado en torno a una presa construida en 1923 al pie de la ladera de la cordillera de Magaliesberg, una de las más antiguas del mundo.

Hartbeespoort significa “paso del hartebeest”, una especie de antílope africano que abundaba en esta zona, lo que la convirtió en un destino muy buscado por los cazadores.

En esta zona se encuentran distribuidos varios santuarios y centros de animales, concebidos como algo más que un simple zoo. En ellos se protege y se cuida a determinados animales que en condiciones de cautividad podrían sobrevivir, pero morirían seguramente si tuvieran que vivir en libertad.

Se trata de un complemento perfecto para tu viaje con niños porque estos centros te dan la oportunidad de que los más pequeños puedan acercarse e interactuar con animales, desde monos hasta crías de leones e incluso elefantes. Te dejamos la reseña de Monkey Sanctuary (1), Elephant Sanctuary (2), uno al lado del otro, y de Lion and Safari Park (3).

En cualquier caso, muchas de las reservas disponen también de este tipo de centros por lo que conviene que te informes una vez que llegues a ellas. Es el caso, por ejemplo, de Glen Afric Country Lodge (4), que gestiona varios programas de voluntariado y acoge a una familia de elefantes -una madre y dos crías-.

Monkey Sanctuary puede ser una experiencia muy divertida sobre todo para los más pequeños ya que les va a permitir entrar en un parque donde los simpáticos primates campan a sus anchas. Te moverás a lo largo de unas pasarelas, donde tendrás la oportunidad de que los monos se te acerquen e incluso, se suban contigo y te acompañen en tu visita.

El origen del centro no es otro que el de dar cobijo a multitud de ejemplares que han sido comprados para ser criados en cautividad en casas particulares y que, posteriormente, son abandonados. Cuando se trata de especies sudafricanas, cabe la posibilidad de que puedan ser devueltos a la naturaleza, pero, si eso no es posible o se trata de especies extranjeras, se mantienen en cautividad. En el centro hay más de 100 ejemplares y tiene capacidad para unos 400.

Allí te encontrarás no sólo con monos sino también con lemures y con gálagos -en inglés bush babies-. En el caso de los monos, mayoritariamente son monos ardilla y monos capuchinos -algunos de ellos entrenados para robar, por lo que debes tener cuidado de no llevar nada en los bolsillos-, pero también hay un mono araña -el más grande de todos-, procedente de Sudamérica.

En el centro, hay tres variedades de lemures, una especie de primate endémica de Madagascar, que no podrían vivir en libertad. Los más llamativos son los Indri -de color blanco y negro, unos auténticos peluches- y los de cola rallada. Más huidizos que los monos, será más complicado que interactúen contigo.

Una de las estrellas del parque son los pequeños gálagos, que se recogen en el centro cuando son aún crías que se caen de los arboles durante la temporada de lluvias, sobre todo en noviembre. Completamente desarrollados, miden sólo 37 cm. de longitud y pesan unos 150 g. Recuerda que sólo están activos al atardecer. Siendo una especie sudafricana, cuando llegan a la edad adulta, se trata de devolverles a su estado natural.

Lion and Safari Park es un centro destinado mayoritariamente al cuidado de depredadores, fundamentalmente leones blancos -el leit motiv del parque-, guepardos y perros salvajes, estos últimos en peligro de extinción.

El parque tiene varias familias de leones blancos -o leones que tienen ese gen recesivo-. El problema que tienen estos animales y que justifica su cría en cautividad es que con su color les resulta muy difícil camuflarse lo que les crea problemas para cazar y les pone en peligro.

Una de las estrellas del parque son las crías de león blanco. Toda la familia podrá interactuar con crías de león de entre 2 y 6 meses y podrá fotografiarse con ellos. El parque también ofrece la posibilidad de caminar con guepardos, si bien en este caso la edad mínima es de 16 años.

El parque ofrece la posibilidad de hacer diversas opciones de tours, en los que podrás ver depredadores y otras especies, como avestruces o jirafas, así como realizar actividades que consisten alimentar a diferentes animales. De noche, te ofrecen incluso ver cómo alimentan a los leones.

La mayoría de los centros ofrecen programas de voluntariado para ayudar al mantenimiento de los animales y de sus instalaciones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: